Cascos critica la «indiferencia» de la sociedad civil asturiana con la variante

Francisco Álvarez-Cascos, durante su intervención en el Seminario Gerardo Turiel. / ÁLEX PIÑA
Francisco Álvarez-Cascos, durante su intervención en el Seminario Gerardo Turiel. / ÁLEX PIÑA

Exige a la Fade que siga el ejemplo de los empresarios valencianos y defienda los intereses del Principado

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Francisco Álvarez-Cascos participó ayer en el Seminario Gerardo Turiel, en Oviedo, donde pronunció una conferencia bajo el título 'Las infraestructuras, clave para la competitividad, la convergencia y la cohesión de Asturias'. El exministro de Fomento y expresidente del Principado centró su intervención en la variante de Pajares y la necesidad de que cuente con un ancho de vía europeo para tráfico mixto de mercancías y pasajeros y no ibérico. Un cambio comprometido por Fomento a petición de Foro para apoyar los Presupuestos Generales del Estado de este año.

Responsabilizó a los anteriores gobiernos socialistas, tanto en el Estado como en el Principado, del cambio de planificación sobre lo aprobado cuando él ocupaba la cartera de Fomento y considera que lo acontecido hasta el momento, «solo es explicable por la indiferencia de la sociedad civil asturiana, condicionada por los comportamientos anteriores».

Confrontó esta actitud con lo que ocurre en la Comunidad Valenciana, donde empresarios, administraciones y sociedad, en general, han formado un frente sólido para reivindicar «el corredor del Mediterráneo, cuya ejecución consideran inaplazable». Es más, apuntó que «me pareció un ejemplo de responsabilidad y de civismo en defensa del progreso de su tierra».

Pero no ocurre lo mismo en Asturias. Álvarez-Cascos se preguntó «y los asturianos ¿con quién contamos para defender nuestros intereses? Colectivos ciudadanos, corporaciones o patronales, pública y realmente, ninguno. En nombre de Fade (Federación Asturiana de Empresarios) solo habla un alto empleado, conocido por actuar siempre a rebufo del Gobierno socialista del Principado, que se permite la licencia de reconocer en público que su organización considera que 'solo hay razones políticas en el reparo al tráfico mixto para la variante'. ¿Razones políticas? Verde y con asas», señaló durante su charla. El secretario general de Foro también recordó que «el tráfico mixto está previsto en la variante de Pajares desde que se gestaron sus proyectos» y apuntó que su formación política es la única que «reclama que el ministerio de Fomento del Gobierno de España respete en el Principado el Estado de Derecho y cumpla la ley, con el objeto de que la variante de Pajares sea una obra que tenga 'la mayor prioridad', cosa que no es mucho pedir 20 años después de haberse promulgado la ley de la variante para que Asturias no se convierta en un gueto ferroviario de ancho ibérico en España».

Álvarez-Cascos indicó que «estaba convencido» de que algún día podría viajar hasta Oviedo, Gijón y Avilés en un tren de alta velocidad sobre vías europeas, pero es que «hoy tengo serias dudas de que ese sueño, de inspiración profundamente española y europea, lo puedan hacer realidad mis hijos».

Asturias y León juntas, dice IU

Izquierda Unida, por su parte, defendió ayer la necesidad de que León y Asturias unan fuerzas para reclamar un «futuro ferroviario común». La europarlamentaria de esta formación Ángela Vallina incidía en León en que hay que «batallar por una financiación adecuada», además de exigir que se aumente la presencia de ambos territorios en el corredor Atlántico.

Más noticias

Fotos

Vídeos