El centro Stephen Hawking tendrá que llamarse de otra manera

El centro Stephen Hawking tendrá que llamarse de otra manera
La fachada del centro de enfermedades neurológicas de Langreo, con su anterior nombre. / J. C. ROMÁN

La directora del Imserso anuncia que hoy se publica la orden ministerial por la que se inaugurará la clínica de referencia de Barros en el segundo semestre

MARTA VARELA LANGREO.

Se ha confirmado. El centro de referencia estatal de enfermedades neurológicas de Barros carece de autorización para llevar el nombre del científico recientemente fallecido Stephen Hawking. Ayer lo confirmó en Oviedo la directora general del Imserso, Carmen Balfagón, tras mantener un encuentro con el delegado del Gobierno en Asturias, Mariano Martín. La noticia ya había sido adelantada por EL COMERCIO el pasado 15 de febrero.

La directora del Imserso aprovechó su visita a la capital del Principado para confirmar la apertura del centro langreano, que pasará a denominarse 'Centro de Referencia Nacional de Enfermedades Neurológicas de Langreo', en el segundo semestre. Una confirmación que llega tras asegurar que hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará la orden de creación del esperado equipamiento de Barros. Un paso que en Langreo llevan años esperando y que es imprescindible para que se produzca la apertura del mismo. Se trata de la misma orden que la propia Balfagón había confirmado que se realizaría a principios del pasado mes de enero, en su anterior visita a Asturias.

La consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, no pasó por alto este retraso y explicó que «Asturias lleva mucho tiempo esperando esta noticia, que la ministra firmase la orden ministerial para abrir el centro langreano», comentó. Ayer confirmó que la firma ya tuvo lugar el pasado viernes y que mañana se publicará en el BOE. «Es una gran noticia, esto no tiene vuelta atrás, en estos proyectos se dan pasos definitivos y aquí ya se han dado», matizó Varela.

La importancia de esta orden ministerial radica en que a partir de hoy se pondrá en marcha la selección del personal del centro. «Destinaremos todo el que sea necesario», apuntó Balfagón, quien confirmó que el centro tendrá capacidad para noventa pacientes -habrá sesenta plazas para residentes de larga duración (podrán estar 180 días) y el resto se destinará para el centro con una estancia máxima de 120 días ,en función de las necesidades. Balfagón, no obstante, apuntó que «el centro dará servicio a muchos más». En cuanto a los futuros empleados del equipamiento manifestó su deseo de que «las personas que allí trabajen estén especializados en enfermedades neurológicas y necesitarán determinadas máquinas». Por este motivo, puso en valor la «necesidad de tener unos presupuestos, porque siempre son importantes».

El equipamiento

Entre sus prioridades, la directora del Imserso planteó el impulso y la promoción de líneas de investigación así como la atención directa y especializada a personas con discapacidad neurológica, a sus familias y cuidadores. Balfagón confío en que en los próximos días comiencen a llegar a Barros los camiones con el material para equipar el centro, aunque la directora también confirmó que «ya ha llegado algo de material pero esperamos que lleguen más mesas y camas porque por ahora solo tenemos una veintena».

El anuncio de Balfagón fue motivo de satisfacción para la consejera Pilar Varela, quien afirmó que «sin duda, va a contar con una gestión pública, algo que discutimos y siempre planteamos es nuestra preferencia por una gestión pública en la atención directa y que tendrá subcontratado los servicios hoteleros». Valera remarcó que «ahora tenemos que pensar en inaugurarlo cuanto antes, porque eso será ponerlo en funcionamiento colaborando con el Imserso en la atención pero también en la investigación. Tenemos que colaborar entre las instituciones para que sea el gran centro que desde Asturias esperamos».

Ocho años de espera

El centro nació de la insistencia de los vecinos de la comarca del Nalón, que llevan más de veinte años luchando para que sea una realidad. Ahora están a punto de ver que su sueño se hace realidad. La construcción del centro comenzó en 2009 con la intención de que concluyese dos años después. No se cumplió el plazo, que fue aumentando a la vez que el presupuesto, que ya supera los 16 millones de euros, cuatro más de los inicialmente presupuestados.

El centro ha tenido problemas de toda índole. La empresa entró en quiebra sin terminar el edifico, durante años las obras estuvieron paradas y cuando se retomaron hubo que hacer frente a importantes problemas de humedades, falta de mantenimiento... Todo ello ha dado lugar a varias manifestaciones vecinales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos