Los centros de educación especial piden un servicio de enfermería permanente

Concentración, antes de entregar las firmas, a favor de que haya enfermeros en los centros especiales. /  LORENZANA
Concentración, antes de entregar las firmas, a favor de que haya enfermeros en los centros especiales. / LORENZANA

Entregan a la consejería las más de 9.000 firmas de apoyo a su reclamación recogidas en un mes

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Los cinco centros públicos de educación especial (CEPP) que atienden en Asturias a cerca de 400 alumnos reclaman un servicio de enfermería escolar permanente durante el horario lectivo en cada uno de estos centros. Ayer hicieron oficial la petición presentando en el registro del Principado de Asturias una carta dirigida al consejero de Educación, Genaro Alonso, que acompañaron con las más de nueve mil firmas que consiguieron reunir en apenas un mes, en una movilización que sorprendió incluso hasta a los impulsores de la iniciativa: las familias y docentes de estos centros. Se trata de los CEPP Castiello de Bernueces (Gijón), San Cristóbal (Avilés), Latores (Oviedo), Santullano (Mieres) y Juan Luis Iglesias Prada (Langreo). Buena parte de sus comunidades educativas se concentraron ayer por la tarde ante el registro del Principado para dar mayor visibilidad a su petición.

Lo que proponen es que Asturias siga los pasos de otras comunidades, como Madrid, donde la figura de la enfermería escolar a tiempo completo es generalizada en los centros de educación especial y en colegios públicos con alumnos con discapacidad motora.

Asistencia y prevención

Entienden que sus alumnos, con una gran diversidad de problemas de salud (medicaciones crónicas, alergias alimentarias, trastornos psicóticos, de ansiedad o depresivos) requieren de esta atención sanitaria. No solo desde un punto de vista asistencial, con la dispensación de medicamentos, la curación de heridas autoinfligidas o el control de insulina, sino también preventivo. Porque con ellos se pueden trabajar aspectos que mejoren su estilo de vida. Plantean por ejemplo la conveniencia de llevar a cabo programas de educación para la salud relacionados con la alimentación, la higiene corporal, la prevención de accidentes, primeros auxilios o la educación afectivo-sexual. Actividades que requieren de un enfermero porque «nosotros somos profesores, no tenemos esa formación», explicó Tamara Corral, del CEPP Castiello de Bernueces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos