La clínica Kovacs deja Asturias tras anular el Sespa su concierto médico

Javier Fernández, Francisco Kovacs y Faustino Blanco, en julio de 2012. / J. D.
Javier Fernández, Francisco Kovacs y Faustino Blanco, en julio de 2012. / J. D.

La decisión se adoptó en 2015 después de que el Gobierno balear, donde el centro tenía su principal actividad, pusiera fin a trece años de convenio

LAURA FONSECA GIJÓN.

La clínica Kovacs ya no mantiene actividad médica en Asturias. Ni privada ni tampoco, concertada. El centro especializado en el tratamiento de dolencias severas de la espalda optó por abandonar la región después de que la Consejería de Sanidad decidiera anular de forma unilateral el concierto público de actividad que mantenía con la clínica privada desde hacía casi una década. Aunque la medida data de finales de 2015, los médicos de Primaria del Principado, desde donde se hacen las derivaciones de pacientes, no llegaron a ser informados del cambio. Es más, en muchas consultas todavía se cree que el concierto con Kovacs, renovado en 2012 ante el entonces consejero de Sanidad, Faustino Blanco y el presidente del Principado, Javier Fernández, aún está vigente.

Consultada sobre este aspecto, la la Consejería de Sanidad confirmó a EL COMERCIO la extinción de dicho convenio. El departamento de Francisco del Busto argumenta que la remisión de enfermos del Servicio de Salud del Principado (Sespa) para que ser tratados mediante neurorreflexología, una técnica exclusiva de la Fundación Kovacs, ya no es necesaria. Sanidad explica, aunque sin detallar, que el fin de la colaboración se retrotrae a 2015, «una vez que el Sespa mejoró su dotación propia de medios humanos y tecnológicos para hacer frente con medios propios a las dolencias de espalda severos, recurrentes y de difícil manejo».

El Principado niega que la decisión sea consecuencia de lo ocurrido, poco antes, en Baleares, comunidad donde la clínica Kovacs mantenía su principal actividad, parte de ella a través de un convenio suscrito con el servicio de salud balear desde 2005. El director de la Fundación, Francisco Kovacs, con quien habló EL COMERCIO, responsabilizó a la llegada de Podemos y cierta izquierda al ejecutivo mallorquín. «Uno de los argumentos para no renovar la colaboración fue que nuestro centro no tenía el catalán como lengua vehicular», relata este especialista, que ahora se encuentra desarrollando en Houston su trabajo y la técnica en la que se ha especializado, que en España solo se mantiene en el ámbito privado.

El centro especializado en dolencias lumbares culpa de lo ocurrido a la llegada de Podemos al Ejecutivo de Mallorca

En Baleares, fueron tratados en una década más de 20.000 enfermos. Se trata de pacientes con patología mecánica subaguda del raquis, que no encontraban en la sanidad pública una solución efectiva a su dolencia. En este tiempo, el ahorro para la red pública fue, según Kovacs, de «64 millones de euros». La Consejería de Sanidad de Asturias niega que la decisión de anular el convenio con Kovacs guarde relación con el caso de Baleares donde, diversas fuentes consultadas señalan que la fin de colaboración fue una exigencia de Podemos, que no veía bien la estrecha relación de la clínica con la Casa Real.

Kovacs llegó a Asturias a principios de 1990. Su tratamiento de neurorreflexología, popularmente conocido como «grapas», lleva el aval de la comunidad médica y dispone de estudios científicos de peso que dan cuenta de su efectividad. En los primeros años mantuvo una gran actividad privada, pero con el tiempo la fundación también concertó con el Sespa. Cada año, los médicos de Kovacs atendían unos 500 pacientes asturianos derivados por el sistema público. Debido a estos cambios, la Fundación Kovacs consideró que la evolución de la política sanitaria española había dejado carente de sentido su misión, por lo que a finales de 2015 decidió extinguirse.

Fotos

Vídeos