Cogersa reserva un millón para iniciar en 2018 la planta de selección de basura

Los ayuntamientos respaldan incluir en los presupuestos una instalación de 32 millones que vetaron en 2013 por su escasa rentabilidad

R. MUÑIZ OVIEDO.

Los 78 ayuntamientos de la región están representados en el consorcio de gestión de residuos (Cogersa) con dos vocales cada uno. Los que optaron ayer por asistir a una de las dos asambleas anuales que celebra la entidad aprobaron la propuesta de cuentas de 2018, que reserva un primer millón para materializar la planta de basura bruta de aquí a 2021. La instalación tiene un coste estimado en 32 millones, lo que supondría una de las mayores inversiones del consorcio en su historia reciente, doblando a la que ahora ostenta esa condición, la planta de biometanización.

El apoyo a un presupuesto que ya incluye la instalación supone un giro de los munícipes, al menos de quienes acuden a las reuniones en Cogersa. En 2013 el Principado ya trató de incluir esta fábrica en su plan de residuos, pero los concejales se opusieron de forma tajante. El argumento entonces expresado es que incrementaba mucho los costes y apenas permitía reciclar un 7% del desperdicio procesado. En lo que consiste esta instalación es en ir poniendo las bolsas negras, las que tienen la basura mezclada, en una cinta transportadora, para que una serie de operarios las abran y rescaten los vidrios, papeles y envases susceptibles de ser aprovechados.

Cuando el PP observó en agosto que el borrador de cuentas de 2018 incluía el proyecto, saltó como un resorte, tachándola de nuevo de «despilfarro». «Tememos un nuevo problema de legalidad», llegó a decir el diputado Luis Venta. El motivo es que el plan de residuos en vigor no prevé esa instalación, precisamente por el veto de los ediles en 2013. El Principado tramita no obstante una nueva versión del documento. En la asamblea de ayer los munícipes apoyaron también una subida de tarifas conforme al IPC esperado.

Fotos

Vídeos