Los médicos exigen mejorar su condiciones laborales para no salir de Asturias

Una mujer abandona la consulta de su médico en el centro de salud de Montevil, en Gijón.
Una mujer abandona la consulta de su médico en el centro de salud de Montevil, en Gijón. / JOSÉ SIMAL

«Actuaremos en todas las líneas que la ley nos permita pero recuperar las peonadas no es algo que contemplemos», advierte el consejero de Sanidad

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

El 72% de las 47 bolsas de empleo temporal para médicos especialistas agotadas. Problemas para sustituir las bajas de los profesionales de Atención Primaria. El vacío que dejarán en los próximos cinco años los cerca de 1.500 médicos que llegarán a la edad de jubilación. En lo relativo a recursos humanos, todo son problemas para el sistema sanitario asturiano. «Reconozco que en los últimos años no se han hecho los deberes y estamos pagando las consecuencias», asumió ayer el consejero de Sanidad, Francisco del Busto. Las más inmediatas se dejarán notar este verano: «Seguro que vamos a tener problemas en los centros de salud y en varios hospitales, en concreto en algunas especialidades», añadió.

Negó Del Busto que el hecho de que se cubran o no las plazas vacantes en algunas especialidades en momentos determinados, como las vacaciones, responda a una medida de ahorro económico -«no es una cuestión de cicaterismo», subrayó-. Es, simplemente, la consecuencia de la falta de profesionales. Y ésta, repasó, se debe a múltiples factores. Como también son múltiples las posibles soluciones que contempla su departamento y que Del Busto repasó ayer antes de reunirse con el equipo directivo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Así, habló de la conveniencia de prolongar la edad de jubilación de los médicos de especialidades con mayor déficit de profesionales. De resolver la «injusta» eliminación de la formación y docencia del MIR en cuatro de los ocho hospitales públicos de la región. De aumentar el número de alumnos que cada año ingresan en la facultad de Medicina -una solución a largo plazo, porque no podrían estar formados hasta transcurridos un mínimo de diez años- y de mejorar la imagen que de la Medicina de Familia -«la cenicienta» del sistema sanitario, como la definió el consejero- en las propias aulas de la Universidad para conseguir que un mayor número de alumnos se decanten por ella.

«Las medidas que hay son esas. No hay más», aseguró Del Busto antes de apuntar que, para mitigar la falta de médicos, «hemos contratado a todos los especialistas extracomunitarios que han querido quedarse». Se les ha ofrecido un contrato de un año.

Precisamente la «precariedad» de los contratos, con una elevada temporalidad y salarios que están entre «los más bajos del país», según el presidente del Colegio de Médicos, Alejandro Braña, es señalada por los sindicatos como el primer problema que resolver para fijar plantillas. «No hay más solución que ofertar contratos de calidad. Y lo tienen en su mano», opina Alejandro González, de CC OO. «Una temporalidad del 30% como la que tenemos ahora mismo no es de recibo», añade Juan Vila, de UGT, que plantea que las plazas libres que sean estructurales se ofrezcan como vacantes hasta que se cubran de forma definitiva. Vila coincide además con el Simpa en su petición de que se convoquen oposiciones de forma periódica -proponen cada dos años- y concursos de traslado antes de las ofertas públicas de empleo.

El presidente del Colegio de Médicos lo tiene claro: «La estabilidad en el empleo es básica». Insiste Braña en que la sostenibilidad del sistema sanitario público en Asturias urge soluciones inmediatas «porque aumentar la edad de jubilación no supone más que retrasar el problema dos años». «Para el sistema es pan para hoy y hambre para mañana», opina el vocal del Simpa José Antonio Vidal. Añade el portavoz del Sindicato Médico que «la solución a corto plazo pasa por estructurar el sistema de otra manera, por incentivar a los profesionales». Incluso cree que, en especialidades sin profesionales disponibles y con una elevada presión asistencial, «en determinados momentos tendrán que volver a establecer programas de aumento de la producción, peonadas, si no quieren crear unos tapones difíciles de manejar».

El consejero de Sanidad lo descartó ayer tajantemente: «No es algo que contemplemos en el sistema sanitario». Tampoco prevé «pagar más a determinados profesionales porque estaríamos chocando con la legalidad vigente y eso nos puede llevar a una situación de prevaricación». Por el contrario, garantizó, «actuaremos en todas las líneas que la normativa laboral nos permita siempre y cuando sean legales».

Más información

Temas

Sespa

Fotos

Vídeos