Condenado a dos años un preso por traficar con hachís y heroína en la cárcel

El fiscal pedía en un principio siete años y medio, pero le rebajó la pena por el retraso en el juicio y al apreciar «una fuerte drogadicción»

R. MUÑIZ OVIEDO.

Casi sin pestañear Paulino S. S. aceptó que lo condenaran a dos años más de prisión. El reo, que lo es por delitos no relacionados con las drogas, fue conducido ayer por una pareja de la Policía Nacional ante los tres magistrados que debían decidir su futuro. Apenas tuvo que hablar. Inició el juicio el fiscal coordinador de Vigilancia Penitenciaria, Juan Martín-Junquera, para advertir de que quería cambiar parte de su escrito de acusación.

El documento, dos hojas de unos nueve párrafos, explica que el 2 de noviembre de 2015 al reo «le fueron ocupados un trozo de hachís y un envoltorio conteniendo heroína». También dinero y tarjetas de peculio. Se cree que las logró vendiendo droga. Dentro de la prisión las sustancias que guardaba se cotizan a 97,71 euros, calcula el fiscal. Por esos hechos, Martín-Junquera interesaba una condena de siete años y seis meses de prisión.

El fiscal, sin embargo, había hablando con el letrado de la defensa, Astor Prendes, antes del juicio. Una vez iniciado el acto, propuso cambiar su calificación, para introducir dos atenuantes: el de dilaciones al entender que el juicio se celebraba con demasiado retraso, y el de reconocer que en el momento de los hechos el reo «sufría fuerte adicción». Considerando esas circunstancias, propuso dejar la condena en dos años de cárcel. Vista la rebaja, Paulino S. S. habló para decir que se conformaba con eso, reconocía los hechos, y no recurriría. Segundos después, la magistrada anunció que la condena a dos años era ya firme.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos