El congreso de emigrantes denuncia que la situación en Venezuela hace «huir»

Gouveia, primera por la izquierda, y Barreiro, segunda por la derecha, junto a otras inmigrantes procedentes de Venezuela. / NEL ACEBAL
Gouveia, primera por la izquierda, y Barreiro, segunda por la derecha, junto a otras inmigrantes procedentes de Venezuela. / NEL ACEBAL

«Nos sentimos muy bien acogidos en Asturias, pero es duro empezar de cero casi a la mitad de tu vida», dice una afectada

E. C. CANGAS DE ONÍS.

La situación de Venezuela protagonizó ayer la segunda y última jornada del II Congreso Regional de Inmigrantes y Emigrantes de Asturias que organizó la asociación Comigras. El título: 'Venezuela, del paraíso al infierno', era claro indicio de un problema que se abordó desde una doble vertiente: la de los asturianos que optaron por regresar tras toda una vida allí, casos de Maruja Cantora y Ernesto Iglesias, que provocaron aplausos y llanto, y la de los venezolanos que decidieron «huir» dejando todo atrás para empezar de cero en Asturias.

El motivo es el mismo, la falta de suministros de alimentación y de medicamentos que, según una de las ponentes, María del Carmen Gouveia, hace que haya «personas que llegan a fallecer por no poder continuar el tratamiento que venían recibiendo». El puesto de la Asociación Social, Cultural y Deportiva Amigos de Venezuela en el mercadillo instalado durante el congreso incluía un contenedor en el que depositar medicamentos con destino al país hispanoamericano.

La secretaria de la agrupación, Raquel Barreiro, es una de las afectadas por la situación descrita. Llegó a Asturias hace poco más de un año. «Nos sentimos muy bien acogidos, pero es duro empezar de cero casi a la mitad de tu vida». Admite que su caso no es de los peores, ya que pudo salir de Venezuela con su madre, un hermano y su sobrina, pero dejó atrás su trabajo como periodista, el piso que había comprado y los amigos. «No deja de ser un reto reinventarse y mi sobrina se integró perfectamente en el colegio», se consuela.

Fotos

Vídeos