Conmoción en Candás por la muerte de un joven en una cala de Perlora

La madre de Daniel Rodríguez, tumbada en el banco, recibe asistencia por parte de los socorristas junto a la playa. / E. F.
La madre de Daniel Rodríguez, tumbada en el banco, recibe asistencia por parte de los socorristas junto a la playa. / E. F.

Daniel Rodríguez Prieto, de 22 años, jugaba a las palas con sus amigos cuando se sintió mal y se desplomó

EVA FERNÁNDEZ PERLORA.

«Era un chaval excelente, deportista y un buen estudiante». Así definían a Daniel Rodríguez Prieto, de 22 años y vecino de Candás, quienes lo conocían. Este joven falleció ayer en una cala en Perlora. Jugaba a las palas cuando, sin motivo aparente, se desplomó. Nada pudieron hacer por salvarle la vida.

La que iba a ser una jornada festiva en la Ciudad Residencial de Perlora -un encuentro anual que organizaba con su grupo de amigos, coincidiendo con el último día de la festividad de San Félix, en Candás- acabó en tragedia. Daniel Rodríguez se encontraba jugando, a primera hora de la tarde, a las palas, en la cala de los Curas, cuando, de repente, «se agachó a coger la pelota y cayó desplomado». «Entonces, volvió a recuperar el conocimiento y comentó que se sentía mal. Al momento, volvió a desmayarse», explicó el coordinador de Salvamento de playas de Carreño, Javier Reguera.

Varios testigos añadieron que «en esa última caída, el joven se golpeó con una piedra y entró en parada». «Le estuvimos reanimando, sin éxito, durante más de media hora». Hasta la zona acudió la Guardia Civil, la Policía Local y varios efectivos en una embarcación de Salvamento. El 112 había recibido el aviso a las 16.06 horas. Sin embargo, no pudieron hacer nada para salvar la vida de Daniel Rodríguez. Cuando llegó el equipo sanitario, la médica solo pudo certificar su muerte. «Probablemente fue una muerte súbita, falleció en la arena», apuntó Reguera.

«Es una desgracia tremenda. Esto es muy duro», acertaban a decir sus amigos, conmocionados, al igual que la villa de Candás, donde era muy apreciado. Muy cerca, una vecina de Candás que se encontraba en la cala y vio lo sucedido contaba que «cuando llegaron los padres acababan de tapar el cadáver con una sábana blanca. El padre, Félix, no paraba de gritar y la madre parecía más entera pero, luego, cuando el padre levantó la sábana, se derrumbó y tuvo que ser atendida». Los equipos sanitarios subieron a la madre, que estaba en el arenal, hasta un banco del paseo y allí trataron de reanimarla porque, según comentó la alcaldesa de Carreño, allí presente tras recibir el aviso del consejero de Presidencia, «estaba en shock». Debido a su estado, tuvo que ser trasladada al centro de salud de Candás en una ambulancia, junto con su marido.

«Estaban los dos muy afectados, es un suceso antinatural, una gran tragedia. Era un chico muy joven con toda una vida por delante llena de proyectos que se ha visto truncada. Es una familia muy querida en Candás, son muy buena gente y ahora están rotos. Es horrible, es una pena muy grande. Pertenecen a una peña que ya ha perdido a cuatro personas jóvenes», explicó la alcaldesa, Amelia Fernández, quien destacó que «era un joven muy sano». «Militó en el Victoria de Perlora hasta que llegó a juveniles y seguía vinculado al club. En septiembre se iba a estudiar un máster a Barcelona. Tenía pareja, una chica también vecina de Candás pero que no estaba en la playa porque tenía una infección de garganta y se quedó en casa... Tiene que estar destrozada», añadió.

Fotos

Vídeos