El consejero de Sanidad reconoce que «no quedan camas libres» en el área de Gijón

Ó. P. GIJÓN.

El consejero de Sanidad del Gobierno asturiano, Francisco del Busto, reconoció ayer en Mieres que el número de camas libres en los hospitales de la región siguen disminuyendo merced al notable aumento de casos de gripe registrados. El Área V -que incluye Gijón, Villaviciosa y Candás- es la más saturada al no disponer de camas libres. En Oviedo y Avilés, sin embargo, sigue quedando por asignar «alguna cama vacante».

Tal es la presión asistencial del Hospital de Cabueñes que, desde hace días, se ha tenido que echar mano de decenas de camas supletorias para alojar a todos los pacientes que necesitan ingreso en planta. Durante la jornada de ayer se instalaron 82 camas. El proceso obliga a convertir las habitaciones individuales en dobles y las dobles, en triples. Por este motivo, algunos ingresos se están derivando al Hospital de Jove.

Del Busto, asimismo, comentó que todos los pacientes que necesitan una cama son ingresados y que en los hospitales hay refuerzos para combatir la epidemia gripal. En este sentido, y ante las críticas por la falta de anestesistas en el Hospital Álvarez Buylla, el consejero explicó que «en la última oposición quedaron vacantes unas plazas en el hospital de Mieres» y, como el «sistema sanitario no funciona como islas», lo que se ha hecho, es «trasladar anestesistas de otras áreas sanitarias para asegurar que no se tenga que suspender ninguna intervención».

A la hora de reforzar con más profesionales, sin embargo, Del Busto destaca que «en estos momentos Asturias está a pleno empleo en el grupo médico y prácticamente en enfermería». Ante la posibilidad de emitir facturas al ciudadano cuando se use un servicio sanitario, el consejero sostiene que «ésta sería una medida de transparencia» para que el paciente conozca los costes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos