Los consistorios asturianos recuperarán las concejalías de Igualdad con el Pacto de Estado

Almudena Cueto. / E. C.

El Principado aplaude «el 'recomienzo' en la lucha contra la violencia. Es un avance proteger a la víctima sin denuncia», destaca Almudena Cueto

CHELO TUYA GIJÓN.

«Esto es un 'recomienzo' en la lucha contra la violencia. Es un paso muy importante». Almudena Cueto no es amiga de lanzar campanas al vuelo. Sin embargo, la directora del Instituto Asturiano de la Mujer y Políticas de Juventud sí cree que el Pacto de Estado en materia de Violencia de Género «supone un consenso clave para avanzar».

Entre las 212 medidas diseñadas por la subcomisión creada dentro de la Comisión de Igualdad, destaca Cueto «que los ayuntamientos recuperen las competencias en Igualdad», aunque recordó que «ahora hay que reformar la ley para que el acuerdo se convierta en realidad».

Un acuerdo que recibió ayer 29 votos a favor de todos los grupos frente a las siete abstenciones de los diputados de Podemos, que defienden «un pacto más ambicioso». Será en septiembre cuando el pleno del Congreso revise de nuevo el texto.

Una necesidad de comenzar a trabajar que el Principado no quiere posponer. «El acuerdo incluye que en dos meses se fijen los trabajos y cómo se repartirán los 1.000 millones que se han consignado», recuerda Cueto quien explica que «de esa cifra, 500 millones se distribuirán las comunidades y 100 entre los ayuntamientos, aunque no están fijados los criterios de reparto».

Cuando lleguen los fondos, el Principado ya tiene claro que la prioridad será «desarrollar el pacto». Destaca que «proteger a la víctima, aunque no denuncie, es un avance», pero recuerda Cueto que en Asturias ya se hace. «En la Red de Casas de Acogida se atiende a las víctimas, aunque no haya denuncia. Y se les da un informe para que puedan cobrar la Renta Activa de Inserción».

No obstante, también echa en falta «mayor contundencia respecto a los proxenetas»» y protección «a los hijos de maltratadores».

Los expertos, a la espera

También encuentra cuestiones sin recorrido el catedrático de Derecho Penal Javier Fernández Teruelo. «Echo en falta la obligación de un análisis posterior de qué falló tras cada caso extremo de violencia». Autor de estudio referente en los fallos del sistema, 'Análisis de Feminicidios de Género en España 2000-2015', considera, como Cueto, vital «la protección de la víctima sin denuncia» que ya hace Asturias.

Un camino ya recorrido el del Principado que también destaca la presidenta del Conseyu de Mocedá. Sheyla Suárez recuerda que la región «ha sido exportadora de modelos de trabajo contra la violencia, como el propio Pacto contra la Violencia sobre las Mujeres», suscrito hace un año.

Igualmente aplaude ella la unanimidad en todos los grupos, algo que destaca la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas. «Es un paso y no es cierto que sea papel mojado. Solo lo será si no hay implicación política».

No está tan convencido el presidente del Conseyu de Mocedá de Gijón. «Es un avance», reconoce Álvaro Granda, «pero insuficiente: no establece calendario de aplicación ni recursos humanos». También ve un poso «amargo» la presidenta de Mujeres Separadas y Divorciadas. Para Jessica Castaño, el caso de Juana Rivas (huyó con sus hijos para no entregarlos a su ex, condenado por maltrato) demuestra que no se atiende a los menores».

Unos menores que, por lo menos, serán «educados en igualdad», resalta la presidenta de Mujeres Jóvenes de Asturias, Munia Braña. Destaca ella una de las medidas en la que todos son unánimes: «Se incluye formación en todos los servicios públicos y educación en igualdad en todos los niveles educativos», ya que la clave para evitar que la violencia de género continúe en las nuevas generaciones «está en la educación».

Más noticias

Fotos

Vídeos