Los controladores de seguridad del aeropuerto estudian protestas «por la precariedad laboral»

Un agente de la Guardia Civil da una indicación a un viajero en el control de El Prat. / EFE
Un agente de la Guardia Civil da una indicación a un viajero en el control de El Prat. / EFE

«Nos identificamos con los compañeros de Barcelona. Nosotros tenemos diecisiete denuncias contra Ilunion», dice el equipo asturiano

CHELO TUYA GIJÓN.

«La nómina media está en 900 euros, pese a que llevamos doce años trabajando aquí. Eso sí, cada cuatro años con una empresa diferente, porque Aena adjudica a la oferta más barata. Por el plus por el que nuestros compañeros de El Prat piden 350 euros, aquí nos pagan 60. También nos obligan a pagar el aparcamiento. Son unos 30 euros al mes. Estamos esperando que salgan los juicios de las diecisiete denuncias que tenemos presentadas contra la anterior empresa. Todos los compañeros estamos unidos en esto. Nos sentimos identificados en las reivindicaciones y en la lucha por la mejora de las condiciones económicas y laborales de los compañeros y compañeras de El Prat».

Los controladores de seguridad del aeropuerto de Asturias han levantado la voz. Tras semanas de ver a sus homólogos del aeropuerto catalán, el segundo en movimientos del país, protagonizando los informativos debido a la huelga que mantienen ante los recortes laborales y de plantilla que la empresa Eulen ha llevado a cabo en el aeropuerto barcelonés, el equipo asturiano -formado por treinta y un profesionales fijos, más media docena de eventuales- se ha puesto en contacto con EL COMERCIO para recordar que «nosotros tenemos 17 denuncias presentadas contra la anterior adjudicataria».

Se refieren a Ilunion, la empresa que, hasta diciembre pasado, tenía adjudicadas por Aena las tareas de control de pasajeros. «Nos recortó, de forma unilateral, el plus del escáner». Así lo aseguran fuentes de los delegados de personal de la actual adjudicataria, Icts-Hispania. Representados por los sindicatos USO, UGT y CC OO, dejaron ayer claro su «apoyo y solidaridad a los compañeros y compañeras de El Prat».

Apuntan a que, por el momento, «estamos intentando negociar mejoras con la empresa», pero anuncian que no descartan «denunciar los incumplimientos ante Inspección de Trabajo». En la mesa de debate los trabajadores asturianos no descartan posibles movilizaciones. «Aunque este aeropuerto es muy pequeño», señalan. Lo dicen porque el catalán es el segundo en tráfico de pasajeros del país, tras el de Barajas, con 22 millones de usuarios en el primer semestre, lo que supuso un crecimiento del 8,5%.

Un 13% más de pasaje

Frente a esas cifras, el aeropuerto asturiano ocupa el puesto 18 en el ranking nacional, con 646.179 viajeros movidos en el primer semestre, lo que supone un crecimiento del 12,7%. Un aumento en el que ha tenido especial protagonismo el viajero internacional. Creció el pasaje de otros países un 44%, un aumento que se multiplicará durante el verano, ya que el aeropuerto asturiano tiene la mayor oferta de destinos de su historia. Por primera vez dispone de tres conexiones con Londres (Heathrow, Gatwick y Stansted) y una con París, Lisboa, Ginebra, Venecia y Múnich.

Un crecimiento que se gestiona con la misma plantilla de controladores de seguridad. «Las adjudicaciones de los servicios a las ofertas más económicas están precarizando el sector de una forma alarmante que repercute gravemente en la seguridad de los usuarios», afirman los trabajadores asturianos.

Creen que, «solo hay unos culpables: Aena y las empresas de seguridad, por reducir costes y recortes recayendo en un sobreesfuerzo de trabajo y horario en los trabajadores y trabajadoras». Insisten en que denuncian «desde hace tiempo los recortes sistemáticos de las condiciones económicas y laborales».

Más

Fotos

Vídeos