Controles de seguridad en Barcelona retrasan un vuelo entre Mallorca y Asturias

Los pasajeros, a la espera en Palma de Mallorca.
Los pasajeros, a la espera en Palma de Mallorca. / D. F.

Los afectados, que sufrieron una demora de dos horas, dicen que no recibieron explicaciones hasta estar en el avión

E. R. AVILÉS.

Decenas de pasajeros que volvían de sus vacaciones en Mallorca se vieron ayer afectados por el retraso de dos horas de un vuelo de Air Europa que les llevaba de vuelta a Asturias. Según explicaron algunos viajeros a EL COMERCIO, el avión debía haber despegado de Palma a las 16.50 horas, pero no lo hizo. Y las demoras fueron a más. «Ni nos informan del motivo del retraso ni nos dan explicación alguna», aseguraban desde el aeropuerto mallorquín. A la «desinformación» se unía el cambio de puerta de embarque que les pidieron realizar, «situada en la otra punta» del lugar en el que ya se encontraban preparados para embarcar.

Cuando algunos de ellos ya empezaban a cuestionarse si el avión volaría a su destino, empezaron a llamarles para acceder a la aeronave. Finalmente, el avión despegó a las 18.59 horas -esto es, dos horas más tarde de lo previsto- y aterrizó en el aeropuerto de Asturias a las 20.24 horas. Según los viajeros, fue el piloto del avión en el que, una vez dentro, les explicó que el retraso se debía a motivos de seguridad en la ciudad de Barcelona. Al parecer, el avión realizó en el día dos trayectos en los que el destino y salida era la ciudad catalana y, debido a esos controles, empezó a acumular unas demoras que fueron sumándose hasta llegar a Palma de Mallorca. Superada la incidencia, el vuelo -que venía prácticamente lleno y en el que viajaba el expresidente del Principado Vicente Álvarez Areces- aterrizó sin problemas.

Fotos

Vídeos