Los cosecheros piden a los llagares que compren manzana asturiana

Protesta de los cosecheros de manzana, ayer, ante el Ayuntamiento de Villaviciosa. / E. C.
Protesta de los cosecheros de manzana, ayer, ante el Ayuntamiento de Villaviciosa. / E. C.

Critican que buena parte de la materia primera procede de otros países. También solicitan que el precio del kilo no sea inferior a 25 céntimos

P. LAMADRID VILLAVICIOSA.

Las pumaradas se quedarán llenas de fruta si no se pone remedio a la actual situación. Así lo pusieron ayer de manifiesto los cosecheros de manzana frente al Ayuntamiento de Villaviciosa, donde se concentraron para reclamar una solución que evite la pérdida de cientos de miles de kilos de esta fruta. Uno de los principales problemas, tal y como explicaron, es que los llagares compran buena parte de la manzana en países como Francia y la República Checa.

Esto les permite reducir costes, aunque la calidad, apuntaron, «está muy lejos de la que tiene la manzana asturiana». Este conflicto se ha visto agravado este año por la abundantísima cosecha que se ha dado. «Un conocido mío tiene que mover 80.000 kilos que le quedan tirados. Esto mismo ya pasó otros años, pero nadie hizo nada», indicó uno de los participantes en la protesta, que sumaban alrededor de una veintena. La idea de la movilización surgió a raíz de que varios cosecheros maliayos se percataron de las trabas existentes para vender su producción a los llagareros.

Segunda concentración

«Un chaval me dijo que no tenía dónde entregar la manzana y me puse a llamar a los llagareros para ayudarle. Ninguno quería ni quinientos kilos», explicó uno de los afectados. El precio es uno de los motivos principales que lleva a los llagareros a comprar la manzana fuera. «A nosotros nos pagan entre 25 y 27 céntimos por kilo», indicó Cristina Sopeña, cosechera de la parroquia de Rozaes. Mientras que la manzana foránea puede pagarse incluso a veinte céntimos, según las estimaciones de estos agricultores. Por ello, este grupo de cosecheros leyó un comunicado dirigido al alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, para pedirle que traslade sus quejas a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales «y a todos los organismos que crea conveniente». Los afectados manifestaron su enfado por que los llagareros «cobran importantes subvenciones y la primera manzana que mayan es la de fuera de Asturias». Para paliar la gravedad de la situación, pidieron «que se garantice la recogida de toda la producción de la comunidad a un precio no inferior a 25 céntimos».

Asimismo, los cosecheros solicitaron que «se hagan los estudios necesarios y se tomen las medidas para solucionar este problema que va a seguir los próximos años». Maximino Miyar -con pumaradas en Rozaes, Grases y Coru- comparte esta opinión sobre el carácter cíclico de las cosechas muy abundantes. «Este problema lo vamos a tener cada dos años», apuntó. Miyar indicó que esta enorme producción de manzana se suma a que los llagareros tienen formalizados contratos con agricultores de otros países -algunos de ellos suscritos cuando las cosechas asturianas no eran suficientes- y esto supone una gran competencia con los pequeños cosecheros, para quienes la venta de manzana supone unos ingresos importantes. «Tenemos que ver cómo articulamos una solución que nos permita seguir con las explotaciones con cierto criterio de calidad e intentar conquistar mercado fuera de aquí», expuso . Los cosecheros volverán a concentrarse el miércoles, al mediodía, ante el Ayuntamiento maliayo.

Venta al País Vasco

Por su parte, el diputado popular Luis Venta aseguró que se está vendiendo manzana asturiana a lagares del País Vasco y destacó que los productores son «el eslabón principal» en la cadena de elaboración de la sidra. «Sin manzana autóctona no habrá Denominación de Origen Protegida (DOP)», explicó.

Fotos

Vídeos