Los asturianos pagan hasta 32 euros más que el resto de la periferia por ir en coche a Madrid

Los asturianos pagan hasta 32 euros más que el resto de la periferia por ir en coche a Madrid
Puente Ingeniero Carlos Fernández Casado, en la AP-66. / O. VILLA

Los peajes del Huerna y los túneles del Guadarrama cobran 7,3 euros más por turismo que las demás vías de pago del país

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Los peajes provocan una España desigual. El conductor de un turismo diésel que quiera ir a Madrid desde Oviedo invierte 54,02 euros para usar el itinerario más seguro y rápido. Un almeriense recorre casi un centenar más de kilómetros para alcanzar la capital, pese a lo cual su trayecto le sale 25,33 euros más barato. Dentro de las provincias periféricas con una distancia a la Puerta del Sol similar a la que afronta el asturiano está Granada, cuyos habitantes se ponen en el kilómetro cero gastando 32,17 euros menos.

La existencia de autopistas de pago provoca una doble asimetría. Por un lado, hay provincias a las que no les cuesta nada utilizar todas las autovías de su territorio y que pueden acudir a la capital del reino sin pasar por cabinas de pago.

Entre las regiones que sí tienen peajes, se produce una segunda desproporción. El Estado es el titular de las autopistas de pago, regula sus precios, pero no fija un canon igual para todos. Eso provoca que unos peajes sean más caros que otros. Tal y como avanzó EL COMERCIO este miércoles, el último anuario del sector concesional, realizado por el Ministerio de Fomento con datos de 2016, reconoce que la autopista del Huerna tenía la tercera tarifa más alta por kilómetro recorrido, siendo la más costosa la de la AP-6, vía de acceso a Madrid por los túneles de Guadarrama.

Más informacíon

Esa concatenación de dos peajes caros lastra la relación Asturias-Madrid para el ciudadano, pero también para sectores productivos como el turístico o logístico. El informe del ministerio aclara cuál es la tarifa media del resto de concesionarias. Confrontándola con el Huerna y los túneles de Guadarrama, resulta que el primero exige 3,23 euros más por turismo, siendo de 4,51 euros el sobreprecio de la AP-6. Es decir, si sus tarifas estuvieran en el promedio del sector, el viaje a la capital resultaría 7,3 euros más barato.

La realidad va, sin embargo, por otro lado, mucho más desigual. Lo comprobó este periódico el miércoles, utilizando la aplicación informática de la Guía Michelín. El ejercicio consistió en averiguar cuánto costaba viajar hasta la Puerta del Sol desde cada una de las capitales de las provincias periféricas del país. Para ello, se seleccionó la hipótesis de un vehículo urbano, de combustible diésel, que llenaba el depósito al precio que ese día requería la estación de Eroski en Parque Principado.

El costoso caso barcelonés

El resultado es el que refleja el cuadro adjunto. El viaje a Madrid desde Asturias es el segundo más caro de la periferia. Solo Barcelona paga más por ir a la capital. Asturianos, barceloneses y donostiarras son además los únicos que gastan más en peajes que en combustible.

Si el análisis se acota a las provincias cuya distancia a Madrid es similar a la asturiana, el caso más extremo es el de Granada, a la que le cuesta 32,17 euros menos el viaje. También está Alicante, que paga 32,09 euros menos. O Castellón de la Plana, cuyo trayecto hasta Madrid es 25,9 euros más liviano que el asturiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos