El cuerpo de Paz Fernández Borrego apareció semidesnudo de cintura para abajo en el embalse

Los buzos extraen un saco con piedras del embalse de Arbón, en el que apareció el cadáver. / D. S. F.

La Guardia Civil analiza diversos objetos hallados en el pantano de Arbón como una cuerda y una bolsa de plástico

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

El cadáver de Paz Fernández Borrego fue encontrado semidesnudo de cintura para abajo. La mujer no llevaba ropa interior, pero sí el mismo vestido negro del 13 de febrero, cuando se le pierde la pista en Navia. Habrá que esperar a los resultados de los análisis de las muestras recogidas por los forenses para determinar si la mujer, de 43 años, fue víctima de una agresión sexual.

Lo sí se sabe con certeza es que murió a consecuencia de los brutales golpes que le provocaron en la cabeza con un objeto contundente. A esas lesiones se suman las que presentaba en el cuello. Además de la causa de la muerte, la autopsia permitió determinar que falleció al menos veinte días antes que fuese encontrada por un piragüista en el embalse de Arbón. Es decir, el mismo día en el que no regresó a dormir a la pensión que tenía reservada para pasar la noche.

Los agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo encargados de la investigación tratan ahora de componer el puzzle del caso que ha conmocionado a toda una región. En esas piezas, además del cadáver y las declaraciones de amigos y familiares de la víctima, se sitúan los objetos que los buzos de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) extrajeron del embalse al día siguiente de la localización de los restos mortales. Entre esos objetos está una cuerda y un saco con piedras. La Guardia Civil se centra ahora en esclarecer si tienen relación con un intento de ocultar el cadáver.

El aficionado al piragüismo que halló el cadáver de Paz Fernández el martes había estado en el embalse dos días antes practicando remo con su embarcación. Pasó por el mismo lugar sin apreciar ningún elemento extraño, por lo que todo apunta a que el cadáver emergió. La jueza que instruye las diligencias había dado a la Guardia Civil permiso para que procediese al vaciado del mismo embalse. Un extremo que no hizo falta al aparecer el cuerpo flotando.

«Siempre en mi alma»

La familia recibirá hoy el cadáver de la gijonesa para organizar el velatorio con el que despedirán a la mujer, que deja dos hijos, uno mayor de edad y otra de seis años. Su hermana Graciela escribió ayer un emotivo mensaje en sus redes sociales: «Hoy mas que nunca... Gritaremos tan alto pidiendo JUSTICIA que nos escucharás desde el cielo hermanina... Siempre permanecerás en mí... en mi alma y en mi corazón. Siempre juntas».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos