El Comercio

Aller Experiencias confía en que la nueva normativa ponga freno a los alojamientos pirata

  • La asociación turística advierte de que vigilará el cumplimiento de la nueva regulación regional para evitar competencia desleal

La preocupación en el sector se mantiene; no obstante, desde la asociación de establecimientos turísticos de Aller -Aller Experiencias- se espera que la nueva normativa para los pisos en alquiler con fines turísticos «frene la proliferación de alojamientos pirata en el concejo», afirma el presidente del colectivo, Armando Valdés. Asegura que se trata de «un primer paso» para normalizar este tipo de ofertas, aunque confiesa que se trata de «algo muy difícil de controlar». Por eso, continua, la propia entidad municipal se encargará de vigilar este tipo de arrendamientos -que se realizan, sobre todo, a través de internet- con denuncias.

Aller Experiencias denunciaba el pasado mes de junio la proliferación de alojamientos ilegales en el municipio. Se habían contabilizado, hasta el momento, más de 200 plazas de oferta clandestina. En el caso de los alojamientos, son numerosas las plataformas de internet -explica- que están actuando como intermediarias, «siendo permisivas con este tipo de establecimientos».

El sector quiere luchar contra estas actuaciones y, por ello, solicitó a las administraciones públicas una actuación contra esta oferta «que en nuestro concejo casi iguala al número de camas regladas». Aller Experiencias advierte del incremento de la actividad económica ilegal y de la economía sumergida de la mano de la plataforma que es internet gracias al vacío legal existente. Una de las principales preocupaciones se centra en la temporada de esquí, en la que aumenta la demanda y, por tanto, el volumen de reservas en alojamientos «irregulares». «Los usuarios suelen realizarlas a través de páginas web sin ser conscientes de la situación de ilegalidad del establecimiento», señala el presidente de la asociación.

Sanciones de 60 euros

Fue poco después -en agosto-, cuando el consejero de Turismo, Francisco Blanco, anunciaba la aprobación de un decreto que regula las viviendas vacacionales. El objetivo es ordenar el sector para que la competencia sea en igualdad de condiciones, para así evitar que sea desleal y garantizar la calidad y seguridad del alojamiento. En este sentido, las viviendas que ofrezcan alojamiento turístico necesitarán publicar el número de registro que se les haya sido asignado en las ofertas que difundan. Aquellos pisos que se quieran destinar a alojar turistas tendrán que conseguir un permiso por parte de la comunidad de vecinos si los estatutos prohiben este uso.

Las facturas deberán incluir todos los datos que exige la normativa que regula este ámbito, deberá existir un seguro de responsabilidad civil, un régimen claro de cancelaciones y una tarjeta de admisión en la que se detallen las personas que se encuentran en el edificio, a modo de contrato. Las sanciones por incumplimientos del decreto del Principado oscilan de los 60 euros al cierre del establecimiento.A pesar de la regulación y del control, Aller Experiencias afirma que es difícil poner fin a esta situación.

Por eso, ha decidido poner en marcha una campaña de sensibilización en positivo con el objetivo de que el turista apueste por la oferta reglada. Además, elaborará un decálogo que destacará los beneficios y ventajas que la oferta legal ofrece. En la actualidad, todos los asociados «estamos recabando información en portales de internet con el fin de elaborar una base de datos de alojamientos que operan de forma irregular en el concejo para, posteriormente, poder actuar de acuerdo a la legislación vigente en materia de turismo», apunta Valdés.