El Comercio

Sobrescobio da 15 días a los promotores del llagar de Comillera para mantener la parcela

  • El Ayuntamiento asegura que no hay proyecto ni solicitud de permisos, por lo que en un mes puede recuperar el terreno y el de la embotelladora de agua

Ni agua, ni sidra. Cinco años después de finalizar el primer polígono industrial del parque natural de Redes, Comillera continúa vacío. El área industrial vinculó su futuro a dos grandes proyectos que han resultado fallidos: una embotelladora de agua natural y un llagar de sidra con manzana asturiana selecta. Sin embargo, salvo cambios urgentes, todo parece indicar que ninguna de las dos iniciativas saldrá adelante. La sesión plenaria de ayer sirvió para que toda la Corporación ratificase el fiasco del proyecto para instalar un llagar de sidra en Comillera, ya que sus promotores nunca han presentado en instancias municipales ni el proyecto, ni han solicitado permisos de obras.

La falta de avances en dicho plan -que iba a suponer una inversión de 1,6 millones de euros y crear cuatro empleos directos- después de haberles otorgado las parcelas llevó al ejecutivo local a imponer seis sanciones, de mil euros cada una, por cada mes de retraso en el cumplimiento del proyecto. Aun así, tampoco hubo respuesta, por lo que el Pleno aprobó ayer dar un plazo de quince días para presentar alegaciones y si no, comenzar el proceso para recuperar los dos terrenos que tenían reservados. Además, según las cláusulas firmadas por el comprador de las parcelas, esta circunstancia otorga al Consistorio la potestad de resarcirse recuperando el suelo y recibiendo una compensación del 25% del coste, lo que supondrá en torno a unos 13.346 euros y la incautación de la garantía definitiva, de 4.379 euros.

Tarde para La Caleya

Más cerca de ser recuperadas están las parcelas que se habían reservado para el gran proyecto de una embotelladora de agua. Tras rechazar en el Pleno de junio las alegaciones de la Unión Temporal de Empresas Aguas de Comillera para su reserva, el Ayuntamiento está a la espera de la decisión del Consejo Consultivo y, una vez conocida, pasará por sesión plenaria para que la recuperación ya sea efectiva. En este caso, la deuda económica con el Consistorio asciende a cerca de 50.000 euros, cuando en 2013 los empresarios anunciaban que empezarían a trabajar en octubre de 2015.

Con las nueve parcelas libres, el Consistorio coyán pondrá a disposición del Instituto de Desarrollo Empresarial del Principado (IDEPA) este polígono industrial para volver a comercializarlo. Es la primera vez que desde el ejecutivo local no habla de continuar con el proyecto de la embotelladora, sino de tratar de captar respetuosas con el medio ambiente. La oferta abarcará un área de entre 7.000 y 8.000 metros cuadrados útiles para la instalación de empresas sostenibles, preferiblemente del sector agroalimentario, por lo que se mantiene la idea con la que se construyó el polígono. El concejal de IU, Ovidio Zapico, pidió al equipo de gobierno que «no reserve parcelas para grandes proyectos y priorice la instalación de empresas que puedan asentarse en Comillera, sin descartar ninguna idea». Dadas todas estas circunstancias, en un mes el Consistorio coyán deberá tratar en sesión plenaria la recuperación de todo el suelo industrial que hay en la actualidad en el concejo.

La medida podría llegar demasiado tarde para la empresa de cerveza artesanal La Caleya que, ante la necesidad de ampliar sus instalaciones, podría haberse decidido por instalarse en el concejo de Langreo y descartar Sobrescobio por falta de suelo industrial. El regidor coyán, Marcelino Martínez, recordaba ayer que «al principio se les ofreció suelo en Comillera, pero decidieron no ubicarse aquí».