El Comercio

La oposición se une en la Junta para evitar que cierre la silla del Cuitu Negru

Componentes de la plataforma en defensa de la estación, en la Junta General.
Componentes de la plataforma en defensa de la estación, en la Junta General. / MARIO ROJAS
  • Todos los grupos, con el rechazo del PSOE, sacan adelante una proposición no de ley para revisar el remonte

Fue uno de los asuntos abordados en el último punto del Pleno de la Junta General celebrado ayer: el ya «famoso» informe técnico que esgrime el Gobierno regional socialista para respaldar su decisión de cerrar el remonte del Cuitu Negru. El primero en intervenir fue el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, quien señaló que, efectivamente, ese documento dice que el telesilla de Valgrande-Pajares se encuentra en mal estado, pero que se podría seguir usando «si se hubieran realizado las revisiones pertinentes», labores cuantificadas en unos 300.000 euros. La advertencia la tenía el Principado sobre la mesa en enero de este año y, lamentó, «no hizo nada». Todos los grupos de la oposición -Podemos, Izquierda Unida, Partido Popular, Foro y Ciudadanos- reprocharon además a los socialistas la «falta de previsión» a la hora de acometer esas labores de mejora en el equipamiento invernal.

La proposición no de ley encaminada a dotar de un plan de inversiones a la estación lenense fue presentada, de hecho, de forma conjunta, por todos los grupos de la oposición, que remarcan la falta de planificación y «el abandono» que sufren las pistas. «No se han realizado inversiones en los últimos diez años», se quejaba Pedro Leal, de Foro. María Concepción Masa (IU) dijo en la tribuna que «como el remonte es viejo -tiene 47 años- no se le ocurre otra cosa (al Gobierno) que cerrarlo». Una decisión, agregó, que afecta al «prestigio» de una estación pionera en España, con más de sesenta años de historia.

Sin solución alternativa

La parlamentaria de Podemos Lucía Montejo puso el acento en que la clausura del remonte «se realiza sin alternativa alguna», como sería la construcción del proyectado nuevo telesilla desembragable que no acaba de llegar y que tendría un coste estimado de unos siete millones de euros. «Su cierre puede tener consecuencias dramáticas para la estación», añadía. Y es que los grupos señalaron que esta pérdida de capacidad para subir esquiadores a la cota alta puede tener consecuencias económicas y sociales además de generar un impacto negativo a la economía de la comarca.

Los populares incidieron en esta última cuestión. Pedro de Rueda destacó la importancia que tiene este equipamiento para la economía de la zona, ya que de cara euro invertido hay un retorno -en los negocios que dependen de la nieve- de seis. «Esto es la historia de un despropósito, la crónica de una muerte anunciada de una estación que fue un referente», indicó.

Un numeroso grupo de miembros de la Plataforma Pro Valgrande siguió el debate en la sala de Plenos. Las caras de malestar y protesta surgieron con la intervención del PSOE. Los socialistas recuperaron los argumentos esgrimidos estos días por el director general de Deporte, José Ramón Tuero, quien insiste en que la clausura del telesilla obedece a motivos de seguridad.