El Comercio

Los monitores afirman que su contratación no perjudicó a las arcas municipales de Aller

  • La asociación que gestionó el polideportivo tuvo que depositar 29.000 euros en el Tribunal de Cuentas, al igual que el alcalde, como medida cautelar

«No hubo menoscabo del dinero público municipal». Así de tajantes se mostraban ayer en la Asociación para la Enseñanza y Promoción del Deporte de Aller, que prestó el servicio de monitores en el polideportivo de Sotiello hasta que la forma de contratación fue denunciada por el Partido Popular.

La decena de miembros de este colectivo también tuvo que depositar una fianza de 29.000 euros entre todos para resarcir al Consistorio en caso de que se demostrara que hubo una merma de caudales municipales por esta causa, que se encuentra judicializada. No obstante, esperan que el caso sea sobreseído por el órgano fiscalizador ya que hay un informe de Intervención que niega ese perjuicio económico.

La denuncia del PP -realizada en verano de 2014- ya ha tenido, asegura este colectivo, consecuencias para ellos y, también, para los usuarios del polideportivo de Sotiello. Por un lado, la asociación se disolvió. Y el Ayuntamiento sacó a licitación la dotación de monitores, servicio que desde 1997 venía prestando este colectivo. «Sabíamos que la forma de adjudicación del servicio no era totalmente legal, pero es que no había otra fórmula para prestarlo con calidad a los vecinos. Nosotros somos deportistas formados y ofrecíamos una buena atención con gente del concejo», defiende. Señalan, además, que el margen de beneficio económico en este tipo de contratos es muy bajo y que pocas empresas están interesadas en desarrollarlo.

A día de hoy, una sociedad se encarga de la dotación de personal, pero afirman -ya lo aseguró también el alcalde, David Moreno- que la calidad se ha visto mermada, que no hay tantos cursillos y que, además, son más caros.

La asociación critica la «hipocresía» del PP por denunciar este contrato y no hacerlo en otros concejos de la región -incluso de la cuenca del Caudal- en los que se gestionan centros deportivos con asociaciones de vecinos, lo que también sería irregular.

Préstamo personal

El regidor socialista, investigado por este supuesto caso de prevaricación, está también convencido de que no hubo menoscabo de dinero municipal por estos contratos con la asociación de monitores. «Es que se pagaba por un servicio que fue prestado», incidió. Pero a él también se le embargaron 29.000 euros de manera cautelar. El alcalde defiende su honorabilidad y asegura que nunca se ha metido en el bolsillo un solo euro del Consistorio; es más, para hacer frente a la fianza del Tribunal del Cuentas, Moreno reveló a EL COMERCIO que tuvo que recurrir a un crédito personal -«con los intereses que ello implica»- porque dice no disponer de tal cantidad.

Tanto David Moreno, como su antecesor en el cargo, el también socialista Gabriel Pérez Villalta, están siendo investigados -imputados- por un presunto delito de prevaricación continuada. El nuevo titular del juzgado número 2 de Instrucción de Lena ya ha dado los primeros pasos para iniciar un proceso oral contra ambos. El actual regidor y su predecesor ya han presentado sus recursos. El PP tiene ahora que justificar jurídicamente que se prosiga con el proceso abierto.

Fue en agosto de 2014 cuando la Fiscalía del Principado se querelló contra Moreno y Pérez Villalta por este caso. La demanda surgió tras denunciar el Partido Popular una serie de pagos supuestamente irregulares, a modo de subvención, a la Asociación para la Enseñanza y Promoción del Deporte desde 1997 hasta 2014, dinero que se destinaba al funcionamiento del polideportivo de Sotiello.

El regidor siempre ha considerado esta demanda como un caso de «persecución política» hacia su persona; que se interpuso antes de la celebración de las pasadas elecciones municipales.

Temas