El Comercio

El Tribunal de Cuentas archiva su causa contra el alcalde de Aller y anula el embargo

Moreno tuvo que depositar casi 30.000 euros de fianza.
Moreno tuvo que depositar casi 30.000 euros de fianza. / J. C. ROMÁN
  • Señala que no hubo daño económico porque el Consistorio ingresó más por el cobro del servicio de monitores que el coste de la subvención

El Tribunal de Cuentas, en un auto de seis páginas dado a conocer ayer, ha decretado el archivo de la causa contable abierta contra el alcalde de Aller, el socialista David Moreno, y la Asociación para la Enseñanza y Promoción del Deporte de Aller. El órgano fiscalizador señala que se procede a la devolución de los más de 55.200 euros depositados como fianza de forma subsidiaria por ambas partes porque no existe «responsabilidad contable» en el caso de la presunta contratación irregular del servicio de monitores para el polideportivo de Sotiello; causa por la que, además, están siendo investigados -imputados- el regidor y su antecesor en el cargo, Gabriel Pérez Villalta, por un posible delito de prevaricación continuada tras una denuncia del PP. En el aspecto contable del procedimiento, el Tribunal de Cuentas ha estimado oportunas las consideraciones de la Fiscalía. En este sentido, se acredita ante órgano fiscalizador «que las subvenciones recibidas por la Asociación para la Enseñanza y Promoción del Deporte tienen su origen en 1996, con convenios con vigencia por un año que siguieron siendo aplicados de hecho a pesar de no haber sido prorrogados».

Nuevos convenios

En el escrito se indica que en marzo de 2005 se acordó iniciar, en una junta de gobierno local, un expediente administrativo para la elaboración de nuevos convenios conforme a la legalidad vigente, que, «sin embargo, no consta que fueran finalmente realizados».

El auto detalla que en los ejercicios de 2011 y 2012 se realizaron las correspondientes actividades de explotación y gestión del centro deportivo por parte de la asociación mencionada. «Se recibió la correspondiente contraprestación por parte del Ayuntamiento» por medio de las controvertida subvención. «Consta que el Ayuntamiento, como consecuencia del cobro a los usuarios por tales servicios, recibió las tasas por importe global muy superior al de las subvenciones concedidas».

El Tribunal de Cuentas entiende que «independientemente del incumplimiento de los preceptos en materia de concurrencia y publicidad de las convocatorias, consta la relación de monitores que llevaban a cabo las correspondientes actividades deportivas, las horas de trabajo y la percepción de sus retribuciones a cargo de la cantidad recibida en el concepto de subvención».

En el auto se informa de que el Ministerio Fiscal «entendió que los hechos habían quedado debidamente justificados y manifestó su intención de no formular demanda, interesando que se acordase el archivo de los autos».

Temas