El Comercio

«A ver si ahora viene más gente a misa»

La Virgen del Carbayu sin su manto, que estaba siendo lavado.
La Virgen del Carbayu sin su manto, que estaba siendo lavado. / JESÚS MANUEL PARDO
  • «La talla está en perfectas condiciones y aquí va a estar muy bien. Solo hemos tenido que lavar el manto», afirman en la residencia

  • El asilo de Ciaño trata de alejarse de la polémica tras acoger a la Virgen del Carbayu

La Virgen del Carbayu -la talla sacada del Ayuntamiento por el gobierno local (Izquierda Unida y Somos)- lucía ayer sin su manto en su nueva ubicación, en la capilla del asilo que lleva su nombre en Ciaño y que gestiona Mensajeros de la Paz, la organización creada por el padre Ángel García. «Es que estaba muy sucio tras permanecer en esa urna desde 1954», decían en el asilo sobre el manto. Una vez se planche volverá a colocarse sobre la imagen.

La talla, insistían en la dirección del centro geriátrico, «se encuentra en perfectas condiciones y aquí va a estar muy bien». La figura ocupa un lugar destacado en la iglesia. «¿Que si ha venido más gente? Nadie. A la misa acuden algunos de los residentes y tres de fuera; deberían venir más por la devoción mostrada a la Virgen», decía la directora del geriátrico en tono de reproche a la vez que recordaba que celebran misa todos los días a las nueve de la mañana.

El asilo se quiere mantener al margen de la polémica suscitada con el traslado de la imagen. El pasado martes, un numero importante de vecinos increpó a ediles del gobierno local por su intención (llevada a la práctica el viernes) de sacar a la imagen religiosa del edificio administrativo en base a la adhesión del concejo de Langreo -con los votos a favor de IU, Somos, PSOE y Ciudadanos en el Pleno- a la red de municipios laicos. «Los políticos y los vecinos deberían orientar toda esa energía demostrada en arreglar los problemas del concejo, como es la falta de trabajo». En el centro recordaban que «nadie» se manifestó ni se interesó cuando en abril de 2015 se anunció el cierre de la residencia de Ciaño porque ya no había monjas para cuidar a los ancianos.

Con la Virgen en sus instalaciones, el asilo continúa con su actividad normal; en la actualidad hay 62 internos y Mensajeros de la Paz emplea a 25 personas para el funcionamiento del equipamiento. «También es importante destacar que se cuenta con un gran número de voluntarios», señala la dirección del centro. El traslado de la imagen se produjo el viernes a las tres de la tarde; previamente -a las ocho de la mañana- se había abierto la urna y tomado las medidas a la talla para hacer una caja para su transporte en condiciones de seguridad. Dos operarios la bajaron de su ubicación y la introdujeron en el embalaje protegida con unas telas facilitadas por el propio asilo.

Temas