El Comercio

Tragsa alerta de la pérdida de once empleos si el Consistorio privatiza la gestión de Samuño

  • El comité de empresa de Tragsa manifestó ayer su «total oposición y rechazo a la medida tomada por el Ayuntamiento, gobernado por un partido político supuestamente progresista y de izquierdas y que debería velar por los derechos de la clase trabajadora»

La rescisión del contrato de gestión del Ecomuseo de Samuño que el Ayuntamiento de Langreo llevará a cabo a finales de este año supondrá la pérdida de un máximo de once empleos, según manifestaron ayer fuentes del comité de la actual gestora, Tragsa. El pliego de condiciones para una nueva gestión no contempla la subrogación de los trabajadores adscritos a la misma, ni el reconocimiento de sus derechos laborales.

El comité de empresa de Tragsa manifestó ayer su «total oposición y rechazo a la medida tomada por el Ayuntamiento, gobernado por un partido político supuestamente progresista y de izquierdas y que debería velar por los derechos de la clase trabajadora».

El Ayuntamiento de Langreo sacó a licitación, a finales de septiembre, la gestión del Ecomuseo de Samuño por un periodo de dos años ampliable a otros dos. La medida ya había sido anunciada en el mes de marzo. Desde Tragsa, que lleva la gestión y mantenimiento de este equipamiento turístico desde su apertura, en 2013, se rechaza cualquier tipo de desencuentro con el organismo local y no entienden cómo un ERE que no afectó a Samuño «ha servido para menospreciar públicamente la calidad del servicio y la imagen de la entidad».

El proceso fija un importe máximo anual de 80.000 euros y el dinero que perciba el gestor del Ecomuseo minero Valle de Samuño dependerá del número de visitantes. Para el comité de empresa de Tragsa, esto supone «una intención de privatizar el servicio. Algo que rechazamos y que creemos pone en riesgo la estabilidad y calidad en el empleo, en un afán de fomentar la rentabilidad y el beneficio económico».