El Comercio

Los ladrones cambian las naves industriales por robos en viviendas

Saludo entre los alcaldes de Langreo y San Martín. En primer plano, el capitán Jorge Pérez González.
Saludo entre los alcaldes de Langreo y San Martín. En primer plano, el capitán Jorge Pérez González. / J. C. ROMÁN
  • La Guardia Civil expresa su preocupación por este cambio: «Los cacos consideran las casas aisladas mucho más fáciles de saquear»

Langreo es un concejo «muy seguro». De hecho, la zona que cubre el cuartel de la Guardia Civil de Langreo-San Martín del Rey Aurelio tiene un índice por debajo de la tasa asturiana, diecisiete delitos por cada mil habitantes. El jefe del destacamento, Jorge Pérez González, reconocía ayer que, en estos momentos, la mayor preocupación en esta zona, que coincide con el resto de España, es la proliferación, aún baja, «de robos en primeras viviendas, apartadas de núcleos urbanos y en segundas viviendas, aprovechando cuando no están ocupadas». «Se están observando cambios en la actividad delictiva. Así algunos grupos y personas afincadas en esta demarcación, y que con anterioridad se dedicaban a robar en naves o polígonos industriales, se han dado cuenta de que hay muchas casas aisladas que consideran que son más fáciles de saquear», explicaron.

Pérez felicitó, en su discurso por la celebración de la patrona de la Guardia Civil, a las fuerzas de seguridad de la comarca que a principios de año lograron esclarecer «cuatro de los siete robos que se realizaron en casas, poniendo a sus responsables ante la Justicia». Insistió en que «con su trabajo estamos haciendo de este territorio un lugar hostil para los delincuentes». Tuvo también unas palabras reivindicativas, asegurando que a pesar del buen trabajo de la Guardia Civil «somos el cuerpo policial peor pagado». La celebración de la patrona se realizó en el cuartel de Langreo-San Martín del Rey Aurelio, donde también hubo una distinción al párroco Luis Alonso por su continua y desinteresada colaboración con el cuerpo.