El Comercio

«Gracias por quererme tanto»

fotogalería

El padre Ángel saluda a su hermana Fifi en la iglesia de La Rebollada. / FOTOS: JESÚS MANUEL PARDO

  • Mieres y La Rebollada rinden un multitudinario homenaje al padre Ángel

«Gracias por quererme tanto». El padre Ángel García Rodríguez pronunciaba estas palabras desde el altar de la iglesia de María Magdalena de su población natal, La Rebollada, en una misa que él mismo ofició ante cientos de vecinos y visitantes que acudieron ayer al acto de homenaje organizado por la asociación La Fuentina. «Ser de aquí ya es todo un homenaje, un lugar del que aprendí lo que es la solidaridad y luchar por los demás, por quienes trabajaban allí abajo, en Fábrica de Mieres, por quienes morían en las minas o eran perseguidos en los montes».

En la homilía, el fundador de la ONG Mensajeros de la Paz recordó y dio gracias a todas aquellas personas que han marcado su trayectoria vital. «Especial recuerdo tengo de mis padres, Quico y Amalia; él se colocaba al fondo de esta iglesia con su boina y ella, aquí delante, con velo. Recuerdo sus besos y caricias. Les quiero mucho, padres», decía emocionado. También tuvo palabras de aliento para otro mierense que ahora tiene una ardua labor política, decía en referencia al presidente del Principado y de la gestora que lleva las riendas del Partido Socialista, Javier Fernández. «Aquí, desde La Rebollá, vamos a pedir que haya gobierno, el que sea, da igual que de derechas o de izquierdas porque vivimos en democracia. Espero que Javier sea capaz de intentar que todos seamos un equipo».

El padre Ángel parecía, en ocasiones, incluso abrumado por el acto de homenaje, en el que se descubrió un monolito en su honor. «Yo ya les dije -a los miembros de la asociación- que mejor era un árbol, que además da frutos», indicaba.

La figura, de hormigón y bronce, ya forma parte de la población. Es obra del escultor langreano José Luis Iglesias Luelmo y lleva por título 'Miradas'. Evoca, decía el autor, las miradas «de quienes piden y ofrecen ayuda». En su parte superior, el hueco de una paloma, «símbolo eterno de los mensajeros de la paz». Y en la parte inferior, la imagen del homenajeado junto a la Virgen de Covadonga.

Hijo predilecto

En este acto también se le hizo entrega al religioso de la placa que le acredita como Hijo Predilecto de Mieres, nombramiento que fue aprobado por unanimidad en el Pleno de Mieres en julio.

Además de vecinos, la cita reunió a numerosos representantes públicos, como el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez; la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela; y el regidor de Langreo, Jesús Sánchez.