El Comercio

Pajares cierra medio siglo de historia

José Antonio Torres y Celso Sánchez, ante el remonte del Cuitu Negru en su último día de servicio.
José Antonio Torres y Celso Sánchez, ante el remonte del Cuitu Negru en su último día de servicio. / JESÚS MANUEL PARDO
  • El telesilla del Cuitu Negru, desde el que creció el equipamiento invernal, vivió ayer su última jornada en activo

Sin pena ni gloria, sin actos y sin casi recuerdos. La estación invernal de Valgrande-Pajares cerraba ayer una etapa importante de su historia con la clausura de forma definitiva del telesilla del Cuitu Negru tras casi medio siglo en servicio.

La importancia de este remonte -que se puso en funcionamiento en el invierno de 1969- es tal que sin él no se entendería la actual distribución de los servicios del equipamiento invernal, que cuenta con 62 años de actividad. Alrededor de este telesilla se construyeron, en años sucesivos, la cafetería, las oficinas, la clínica, la escuela de esquí y la zona de alquiler de equipos. La Dirección General de Deporte tomaba la decisión de clausurar este remonte por motivos de seguridad. «No se trata de una medida caprichosa, tenemos un informe de nuestro responsable técnico en el que se dice que hasta aquí llegó el remonte y que su vida útil ha finalizado», afirmaba el director general de Deporte, José Ramón Tuero. El político socialista defiende que no se trata de un tema económico, a pesar de que la revisión que tocaba este año suponía un coste estimado de unos 400.000 euros. «Hemos hecho todo lo posible económicamente para que funcionara hasta este año. Llegamos incluso a hacer una disección de una pilona, algo que no ha hecho nadie en el mundo. Se estudió en profundidad y, efectivamente, aparecieron múltiples patologías que se fueron subsanando», incide.

Pero no todos aceptan esta explicación. Los hay que sí, como los clubes de esquí Elit Mirios y Pajares Ski Club, que entienden que es preferible destinar ese dinero a modernizar la estación. Y los hay que no. La oposición de estos últimos es tal que incluso se ha creado una plataforma, muy activa, que rechaza el cierre del Cuitu Negru sin la construcción de un remonte alternativo y que exige acabar con la sequía de inversiones en la estación invernal.

La principal diferencia entre las dos entidades afines a las tesis de la Dirección General de Deporte y las que defiende la Plataforma Pro Valgrande-Pajares -formada por el resto de clubes deportivos vinculados a la estación, el Ayuntamiento de Lena, hosteleros y concesionarios, entre otros, hasta sumar diecinueve colectivos- es precisamente la continuidad de este remonte. «Ellos -los componentes de la plataforma- insisten en gastar más dinero en un remonte que ya está amortizado», afirmaba el presidente del Pajares Ski Club, Tomás González.

Riesgo decolapso

La plataforma, en cambio, considera que el cierre del Cuitu Negru obedece a razones economicistas, para no gastar el dinero de la revisión. Además, este colectivo rechaza la clausura que a partir de hoy será efectiva sin articular una alternativa.

De hecho, advierte de que se producirán problemas en cuanto empiece la temporada invernal, alertando incluso de un posible colapso al faltar este remonte.