El Comercio

Varios de los participantes en la sexta marcha contra el cáncer en Mieres.
Varios de los participantes en la sexta marcha contra el cáncer en Mieres. / FOTOS: JESÚS MANUEL PARDO

«No hay que tener miedo al cáncer, hay que vencerlo»

  • Más de un millar de personas se suman a la marcha solidaria en Mieres. Desde niños a adultos, todos corrieron contra la enfermedad

El rosa mandaba ayer en Mieres. El centro urbano de la villa se convirtió en una fiesta en la que participaron miles de personas convencidas en que se puede vencer al cáncer de mama y dispuestas a aportar su granito de arena para contribuir a esa victoria. Se contó, además, con la presencia de muchas mujeres que han pasado por el duro trance de tener un cáncer.

Entre ellas, Raquel Montero, una turonesa activa que ha logrado vencer un cáncer de mama, lucha en la que ha contado con el apoyo de su familia. Ayer recordaba su experiencia desde el día que le dijeron que el bulto que tenía en su pecho era un tumor maligno. «No quise cambiar mi vida, no tuve miedo y desde el minuto uno tuve claro que me había tocado la hora de luchar porque quería vencerlo y seguir con mi vida. Y logre mi propósito», destacaba.

Como ella, la mierense María Pilar Suárez explicaba que «quede fría cuando oí esas palabras, pero me dije 'adelante'. No gasté ni un minuto en desanimarme y me centré en curarme; lo he logrado». Ambas coinciden en dos aspectos básicos. El primero, la importancia de la familia. «El cáncer lo sufre toda la familia. Por eso es importante estar unidos de forma positiva y no darle vueltas a la cabeza», explicaba Montero. Y el segundo, aún «más importante», la prevención. «A mí me lo encontraron en una revisión muy a tiempo y vencerlo fue algo más sencillo, tenemos que estar atentas y hacernos revisiones, es el primer paso», insistía Suárez. Y es aquí donde llegaba una petición reivindicaba ayer en Mieres: «Que las mamografías lleguen a todas y que comiencen a los cuarenta años; cuanto antes mejor», aseveraba Suárez.

Corriendo de un lado para otro y organizando las diferentes carreras solidarias -en total más de un millar de personas aportaron cinco euros cada una para la lucha contra el cáncer- estaba la presidenta de la junta local de la Asociación Española contra el Cáncer, Loli Olavarrieta. Su energía es contagiosa y ha vencido ya a dos cánceres. Ayer se centraba en que todo fuera bien en la VI Marcha Solidaria y Carrera Contra el Cáncer de Mama en Mieres.

La jornada comenzó con los más pequeños corriendo unos pocos metros. Entre ellos, Iván Gutiérrez, de Langreo. «Mi mamá estuvo mala y me puse cosas rosas y sanó», acertaba a decir este niño que ayer corría para divertirse junto a su madre; una muestra más de que es «posible vencer al cáncer de mama».