El Comercio

Langreo aumentará en un 34% el IBI a las grandes propiedades del concejo

El edil Luis Baragaño y el alcalde, Jesús Sánchez, en la presentación de su política fiscal.

El edil Luis Baragaño y el alcalde, Jesús Sánchez, en la presentación de su política fiscal. / E. C.

  • El Consistorio langreano rebajará ese impuesto al resto de vecinos aunque espera lograr 300.000 euros más de ingresos

Los que más tienen más aportan. Eso es lo que ocurrirá en Langreo de triunfar las tesis que el equipo del gobierno local (IU-Somos) presenta ahora. Y es que, a través de la recaudación del IBI, el gobierno de Langreo piensa gravar con tipos más altos a algunos edificios, solares y almacenes no residenciales. En concreto, plantea una subida en ese impuesto del 34% que afectaría a algunas de las propiedades de mayor valor catastral, caso de grandes empresas, promotores inmobiliarios, la Iglesia, hostelería, oficinas y entidades bancarias. Mientras, para los vecinos habrá una bajada del IBI de un 4% en la zona urbana y un 12%, en la zona rural.

Sería la consecuencia de aplicar el denominado 'IBI de tipo específico', como ya se hace en ciudades como Barcelona y Valladolid. Y responde según el alcalde, Jesús Sánchez, a la política que se viene aplicando de «una fiscalización más justa y progresiva, en la que pague el que más tiene».

Entre las empresas que se verían afectada por la subida figurarían Hunosa, Duro Felguera e Iberdrola. Además de la Diócesis de Oviedo que se vería afectada en tres de sus inmuebles. En el campo de la hostelería, el mayor de los complejos de la ciudad, que cuenta con cafeterías, hoteles, sidrerías y demás locales también vería aumentar el IBI.

Una herramienta económica que se encuentra recogida en la actual Ley Reguladora de las Haciendas Locales, que permite gravar los inmuebles no residenciales. Para su puesta en marcha, serán necesarias cinco reuniones de la Comisión Municipal de Hacienda y dos plenos de aquí a mediados de noviembre, según el calendario del gobierno municipal de Langreo para aprobar los nuevos presupuestos municipales.

El primer paso se dará esta mañana con la celebración de una comisión municipal para aprobar las nuevas ordenanzas que incluyen la imposición del citado tipo específico de IBI. Con este nuevo tipo se prevé recaudar 300.000 euros más que el pasado año, lo que servirá según explicó el edil Luis Baragaño «para ir cuadrando la cuenta de ingresos y gastos».

Un cambio que hoy será valorado por la oposición, pese a que no es necesario su apoyo dado que IU-Somos tiene mayoría absoluta en el pleno municipal.