El Comercio

Bustiello tendrá exenciones fiscales gracias a la declaración de Bien de Interés Cultural

  • Los residentes del conjunto mierense no pagarán el Impuesto de Bienes Inmuebles, una vez finalizado el proceso

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Mieres, Juan Ponte (Izquierda Unida), mantuvo ayer un encuentro informativo con los vecinos de Bustiello para explicarles todo lo que supone la incoación del poblado minero como Bien de Interés Cultural (BIC). La reunión, que se celebró en el Centro de Interpretación, estuvo motivada por las dudas expresadas por los residentes. «Una de las cuestiones que más preguntan es sobre la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que se hará efectiva cuando se apruebe la declaración final, pero nunca con carácter retroactivo», explicó el edil. Otra de las preocupaciones que expresan son las limitaciones que se impondrán al hacer algún tipo de reforma en los inmuebles. «Lo único que tendrán que presentar es un permiso que tiene que ser aprobado por el Principado, siempre que se respeten las peculiaridades del edificio».

Sobre este asunto, el concejal afirma que los vecinos ya «están concienciados» al ser «conscientes» de que residen en un conjunto arquitectónico singular. «Eso sí, siempre puede haber residentes que no estén de acuerdo y para eso se abrirá el pertinente plazo de alegaciones».

La Consejería de Educación y Cultura anunciaba el pasado 13 de octubre el inicio del expediente para la declaración de BIC, con la categoría de Conjunto Histórico, del poblado de Bustiello, así como de los cuarteles de Santa Bárbara, el hospital de la Sociedad Hullera Española y las minas Dos Amigos.

Ponte señaló que el proceso todavía puede alargarse hasta un plazo de dos años. El Principado tiene ahora que solicitar una serie de informes para corroborar esta protección, la máxima que permite el ordenamiento asturiano.

Cultura destaca que el conjunto «es un ejemplo paradigmático de poblado minero de promoción empresarial, dentro de una política de paternalismo empresarial desarrollada por los marqueses de Comillas entre 1890 y 1930».

Premio al obrero ejemplar

Y es que en 1884 se constituyó la empresa Minas de Aller, transformada en 1892 en la Sociedad Hullera Española, una de las grandes compañías mineras asturianas hasta su integración en 1967 en Hunosa. Esta compañía sería la responsable de la construcción de Bustiello, concebido como poblado ideal para una población integrada por directivos de la compañía y obreros ejemplares, a los que se premiaba por su dedicación al trabajo y también por mantenerse alejados de las luchas sindicales.

El poblado se concibió inicialmente como la capital de un concejo independiente dentro del valle del Aller.