El Comercio

El consejero Genaro Alonso, ayer, en la Junta General.
El consejero Genaro Alonso, ayer, en la Junta General. / E. C.

El Principado anuncia un plan para minimizar el cierre del Cuitu Negru

  • Genaro Alonso reforzará el remonte Valle del Sol en Valgrande para evitar las «sobrecargas» de usuarios en Brañillín, que tendrá mejor acceso

«Sería necio no reconocer su impacto». El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, se refería a los efectos que puede producir en Valgrande-Pajares el cierre del telesilla del Cuitu Negru, tras casi sesenta años de servicio. No obstante, el responsable socialista rechazó que la clausura del mencionado remonte vaya a ser la causa de un colapso en el complejo, como vaticinan otros grupos políticos de la Junta General y la plataforma en defensa de la estación invernal lenense. Para «atenuar el efecto negativo» de contar con un telesilla menos para la próxima temporada, Alonso anunció la puesta en marcha de un plan de contingencias con varias actuaciones basadas en una reordenación del personal y en mejoras de los accesos.

De este modo, Alonso explicó en sede parlamentaria que el personal destinado hasta el momento a dar servicio al telesilla del Cuitu Negru será repartido por el resto de remontes para mejorar la «fluidez» de los usuarios.En este aspecto se centró en la nueva carga de trabajo que asumirá la silla del Brañillín, la única que queda para subir hasta la cota más alta de la estación. «En este punto habrá más personal y se dará una mejor atención a los usuarios».

Alonso reconoció que el cierre del antiguo remonte -que se debió a motivos de seguridad- va a «sobrecargar» al que queda en servicio, «por eso vamos a adoptar las medidas preventivas que aminoren el impacto», insistió.

Otro aspecto que concierne a este remonte es el acceso, del que aseguró será «una prioridad». La estación se configuró alrededor del Cuitu Negru -al lado están casi todos los servicios, como cafetería, enfermería, escuela de esquí y oficinas- y ahora esa centralidad se modifica. «Vamos a adecuar un paso peatonal, con las máquinas pisanieves reduciendo la pendiente, desde el aparcamiento hasta la silla». También restó importancia a la distancia entre ambos puntos señalando que se trata tan solo de 153 metros.

Sobre este asunto, fue la diputada de Podemos, Lucía Montejo, quien apuntó a que se trata de un trayecto corto, «pero con una importante pendiente, con nieve y con calzado inadecuado para caminar, como son las botas de esquí».

Otra de las iniciativas que se van a desarrollar para minimizar la clausura del Cuitu Negru será el refuerzo de uno de los remontes de la zona media de la estación que conecta con la cota alta. «Vamos a aprovechar veintiséis sillas del remonte cerrado para instalarlas en Valle del Sol y aumentar así su capacidad, pasando de 1.500 esquiadores a la hora a 2.000», afirmó el consejero.

Silla para debutantes

Alonso destacó que la reorganización del personal de la estación va a permitir la apertura del telesilla de Les Patines para uso de los esquiadores debutantes. De esta forma se intenta colmar una de las históricas peticiones de los esquiadores de la estación invernal y de la plataforma.

El responsable regional se refirió, por último, al proyecto de futuro del equipamiento a requerimiento de Montejo. Indicó que el plan para construir el nuevo remonte desembragable -las sillas reducen la velocidad sin necesidad de detener todo el cable- está en estudio «y a la espera de contar con la financiación necesaria, de la que ahora no disponemos». Se trata de una inversión que podría ascender a unos siete millones de euros.