El Comercio

Cincuenta gramos mortales

Uno de los miembros de La Pardina coloca una de las especies de la muestra.
Uno de los miembros de La Pardina coloca una de las especies de la muestra. / E. C.
  • La asociación micológica La Pardina detecta un incremento de la 'amanitas phalloide' en la zona

La asociación micológica La Pardina de Mieres cerraba ayer sus jornadas con una notable asistencia de público en la muestra de la Casa de Cultura del concejo. Se expusieron 272 tipos diferentes de hongos recolectados en salidas realizadas por los componentes de la agrupación en los últimos días, explicó el miembro de la directiva Jorge Díaz. Fueron numerosos los escolares y visitantes en general que se acercaron a la exposición para interesarse por esta afición y para conocer los tipos más valorados gastronómicamente y los más peligrosos.

La directiva de La Pardina reivindicó el papel didáctico que tienen este tipo de colectivos y, concretamente, en Mieres. «Durante las jornadas -también fuera de ellas- acude gente con enormes bolsas de setas preguntando si éstas son comestibles o tienen con algún valor culinario, continuó Díaz. «No es la primera vez, en estos días, que nos llegan con 'amanitas phalloide', que son mortales con tan solo cincuenta gramos de ingesta». Desde La Pardina se señalaba que este tipo de seta está proliferando «y mucho» en la comarca del Caudal. «El problema de este hongo es que es muy similar a otro tipo de setas comestibles, incluso tiene una buena presencia y hasta buen sabor. Al menos es lo que dicen quienes las han probado y han salido del percance».

Intoxicados tres días después

Díaz exponía un ejemplo reciente: «Llegó un vecino con una abundante cesta de setas, y el primer problema era que ya llegaban mezcladas». Hay sutiles detalles, añadía, que son «esenciales» para determinar si una especie es tóxica o no. Y después está su conocimiento. «Con las amanitas sucede que los síntomas de intoxicación no aparecen en el cuerpo hasta tres o cuatro días después. Por eso, el envenenado, cuando acude al médico, no suele relacionar los síntomas con la ingesta de las setas. Atacan al páncreas y al hígado y no hay solución salvo un trasplante».

Desde La Pardina son conscientes de la atracción que generan las setas, «sobre todo por su alto valor en el mercado»; pero se recomienda no ingerirlas sin una alta formación sobre la materia o recomendaciones de los expertos.

Temas