El Comercio

Hunosa y sindicatos acuerdan mantener los economatos abiertos hasta 2020

Un grupo de la Asociación de Amas de Casa de Turón, en una antigua protesta por el cierre.
Un grupo de la Asociación de Amas de Casa de Turón, en una antigua protesta por el cierre. / J. M. PARDO
  • Las nuevas condiciones de venta obligan a subrogar a toda la plantilla y a mantener el 75% de la superficie de los distintos locales

El principio de acuerdo se cerró en la noche del jueves pasado y ayer se trasladó a las trabajadores. SOMA-Fitag y CC OO han cerrado un nuevo pacto con Hunosa para afrontar la venta de los doce economatos repartidos por las cuencas mineras. El acuerdo contiene significantes modificaciones respecto al punto de partida de 2013 para este proceso. «Hemos pasado del cierre de los establecimientos a garantizar su actividad y empleo, por lo menos hasta 2020», señaló el secretario de organización del SOMA, José Luis Fernández Roces, quien añadió que se trata de un «significativo avance».

En las asambleas -celebradas en Mieres y Sama- hubo algunas dudas de los 91 trabajadores -subcontratados a Lacera-, pero se considera que lo acordado con la hullera es la mejor opción posible, teniendo en cuenta que se partía de la peor de las previsiones. En detalle, el pacto suscrito -que tiene que ser ratificado por el consejo de administración de la empresa pública- establece unos nuevos pliegos de condiciones para proceder a la venta de estos establecimientos. La principal, apuntaba Roces, es esa obligación de la adjudicataria de mantener la actividad y totalidad de los puestos laborales hasta 2020 a través de la subrogación. «También es importante la conservación del 75% de la superficie comercial abierta», añadía el secretario de Hunosa en Comisiones, Rubén García.

SOMA y CC OO consideran que es esencial para mantener la actividad y el empleo «como proyecto de futuro en las Cuencas» que se haya logrado la implicación directa en el futuro proyecto de Hunosa a través de la empresa Sadim, por lo menos hasta ese mencionado 2020.

Dos meses de plazo

Una vez aprobados los nuevos pliegos por la hullera en el seno de su órgano de decisión, se estima que habría un plazo de dos meses para la adjudicación de la venta de los establecimientos a una nueva empresa. Por eso, se espera que el proceso pueda estar solventado a finales del presente año o principios del próximo ejercicio. «Nos ha costado mucho llegar a a este punto en el que se vislumbra un futuro para la actividad y las personas que trabajan en estos establecimientos», afirmaba Roces. Si el proceso quedase desierto, los sindicatos pelearán por mantenerlas abiertas hasta 2020.

Temas