El Comercio

Indalecio Blanco: «Soy tan feliz que solo pienso en repartir otro premio»

Indalecio Blanco vende un cupón de la ONCE a uno de sus clientes, ayer, en las calles de La Felguera.
Indalecio Blanco vende un cupón de la ONCE a uno de sus clientes, ayer, en las calles de La Felguera. / J. C. ROMÁN
  • El popular vendedor de la ONCE en La Felguera repartió el martes más de un millón de euros entre treinta fieles clientes «de todos los días»

No es complicado ver a Indalecio Blanco sonreír, pero ayer lo hacía con un brillo especial. Era consciente de que una treintena de sus compradores habituales del cupón de la ONCE habían sido agraciados con 35.000 euros. Y es que éste vendedor felguerino, muy popular por sus escaldas deportivas, repartió el 8 de noviembre treinta cupones del número 68.149 que resultó agraciado con el primer premio. En total, desde su punto de venta, situado en la confluencia de las calles Celestino Cabeza con Begoña Aurre de La Felguera, junto a una parada de taxis, repartió 1.095.000 euros.

Ayer, Blanco ya conocía el nombre de muchos agraciados, no en vano lleva diecisiete años vendiendo en Langreo, así como el de algún bar donde como cada día dejó varios cupones, pero prefería no decir nada. «Son clientes de todos los días, algunos vinieron a agradecérmelo, me lo decían al oído. Yo ya soy feliz con poder ayudar a mis clientes. Soy tan feliz que solo pienso en repartir otro premio». Con esa misma sonrisa, durante parte de la mañana compartió con otros clientes graciosas regañinas porque no llegaron a comprar el número agraciado. «Tengo cada día unos diez números y me gustaría premiar a todos, pero sólo tenía treinta cupones del premiado. Los vendí todos y eso es lo más importante». Este vendedor suele comprobar después de cada sorteo los números que vendió, pero anteayer no lo hizo y se despertó por la mañana con la sorpresa. «Me lo comentó un compañero», recuerda.

Blanco estuvo muy solicitado todo el día. Hubo abrazos, sonrisas cómplices y muchas risas. Algo a lo que sus clientes están acostumbrados ya que les obsequia cada día con un poco de conversación, confirmaba José Antonio Tornín, cliente habitual, «paso cada día, charlamos un rato y le cojo el cupón. Espero que dé más premios y alguno me toque a mí». Blanco es de los vendedores más conocidos de la ONCE por su amor por la montaña. No en vano ya ascendió al Mont Blanc y lo intentó sin éxito con el Aconcagua junto a Rosa Fernández.

Temas