El Comercio

Detenido un joven que conducía a 120 por hora en el centro de El Entrego

  • El vehículo del infractor, perseguido por la Policía Local, acabó chocando contra otro coche. El compañero del kamikaze resultó herido leve

La Policía Local de San Martín del Rey Aurelio detuvo en la madrugada del pasado 6 de noviembre a un conductor de veintiún años, A. C. S., que «circulaba de forma temeraria» por el centro urbano de El Entrego con una velocidad que llegó a alcanzar los 120 kilómetros por hora. El vehículo fue perseguido por una patrulla policial y terminó estrellándose contra otro turismo, causando heridas leves al ocupante del coche que huía.

Los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada cuando la Policía Local circulaba por la calle de Juan de la Cierva, en El Entrego, en dirección a la glorieta de El Fielato, y observó como un vehículo procedente de Langreo se incorporaba a dicha rotonda, pero al percatarse de la presencia policial hizo un giro repentino incorporándose a la avenida de Oviedo.

Ante la conducción sospechosa, los agentes decidieron seguir al vehículo para la identificación de sus ocupantes, lo que llevó al conductor a incrementar la velocidad por encima de los 50 kilómetros por hora permitidos en el casco urbano. Se inició así una persecución policial, en la que el kamikaze se dio la fuga conduciendo a una velocidad que alcanzó los 120 kilómetros por hora, pese a las indicaciones policiales para que se detuviera.

Finalmente, colisionó contra un turismo que iba a acceder a un garaje, resultando embestido por su lateral derecho. En este vehículo, viajaba un matrimonio con un menor de doce años, que resultaron ilesos. Por el contrario, el joven que viajaba en el asiento del ocupante del conductor kamikaze resultó herido leve y fue trasladado al hospital

De dos a cinco años de prisión

El infractor se enfrenta ahora a un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria con riesgo para terceros, que le puede suponer una pena de dos a cinco años de cárcel, más una multa de doce a veinticuatro meses y la retirada del permiso de conducir entre seis y diez años.

La vigilancia nocturna de conducciones temerarias es una de las actuales prioridades de la Policía Local del municipio, después de que en fechas recientes transcendieran diversas informaciones sobre un supuesto conductor que circulaba a gran velocidad por el centro urbano de Blimea y de Sotrondio.