El Comercio

Caborana busca a Prudencio Díaz

Un guardia civil da indicaciones al helicóptero, durante las operaciones de rastreo.
Un guardia civil da indicaciones al helicóptero, durante las operaciones de rastreo. / J. C. ROMÁN
  • De 87 años, no regresó a su casa el pasado miércoles. La Guardia Civil ha montado un amplio despliegue de búsqueda

Llegaba la noche a Caborana el pasado miércoles, cuando la mujer de Prudencio Díaz Santervás comenzaba a preocuparse. Prudencio no había regresado aún a casa. Fue, sin duda, una larga noche en la que toda su familia y amigos se extrañaban. No era normal que no hubiese vuelto.

La mañana del jueves sus peores presagios se acentuaban ante la falta de noticias. Pasado el mediodía, y tras varios intentos para localizarlo, se interpuso una denuncia ante la Guardia Civil de Caborana. En pocas horas se montó, desde ese mismo cuartel, un primer dispositivo de búsqueda que dio las primeras pistas, pero que concluyó por falta de luz sin ningún resultado. Ayer ese dispositivo fue reforzado participando en el mismo hasta un centenar de efectivos.

Prudencio Díaz, de 87 años, está jubilado de la minería y es muy querido en su localidad por lo que en la mañana de ayer, al iniciarse el dispositivo de búsqueda, la colaboración vecinal fue máxima. Mientras, algunos vecinos declaraban que había sido visto por última vez, otros se apuntaban a recorrer zonas cercanas al pueblo, así como las márgenes del río.

Al parecer, una vecina lo habría visto en torno a las seis de la tarde del miércoles, dirigiéndose a una de sus fincas situadas entre Caborana y el pueblo de Sinariego. Allí centraron su búsqueda agentes de la Benemérita de Caborana, Ujo, Mieres y Oviedo, además de personal de Protección Civil.

En torno a las dos de la tarde fueron localizados «restos de monda de fruta recientes que pueden pertenecer al desaparecido ya que sabemos que llevaba algo de comida», confirmaban fuentes cercanas a la investigación. La búsqueda se intensificó de inmediato con el helicóptero de Bomberos de Asturias, que hasta entonces rastreaba la zona próxima al río.

Buena forma física

La cantidad de hoja caída y los numerosos senderos y caminos dificultan la búsqueda de este vecino de Caborana. Según sus conocidos, Prudencio «sabe por donde anda, conoce muy bien la zona, tiene un caballo y algunos praos y los atiende. Además está en buena forma física por lo que esperamos que aparezca pronto».

La llegada de la noche hizo que tuviese que cancelarse el dispositivo de búsqueda si ningún resultado, a pesar de que «hay esperanzas de localizarlo».

Hoy volverán a buscar a Prudencio Díaz.