El Comercio

Una alegación pone en riesgo la entrada en vigor el 1 de enero del presupuesto de Langreo

  • La agrupación reclama una inversión superior al medio millón de euros para la renovación de conducciones del suministro con plomo

El alcalde de Langreo, Jesús Sánchez (IU), expresaba ayer su malestar por lo que definió como «una desagradable sorpresa». El regidor explicó que la plataforma por la remunicipalización del agua en el concejo ha presentado una alegación al presupuesto local, aprobado recientemente, que pone en riesgo su entrada en vigor para el 1 de enero, como deseaba el gobierno local dado que en caso contrario no podrá proceder a disolver el patronato de deportes del concejo.

Sánchez tiene dudas de que esta propuesta pueda impugnar el proyecto contable: «Vamos a encargar un informe jurídico, ya que entendemos que no tienen cabida este tipo de peticiones en las cuentas». La agrupación reclama una inversión superior al medio millón de euros para la renovación de conducciones del suministro con plomo. «Se trata de una inversión que debe realizar la empresa Aguas de Langreo, no podemos destinar el dinero de todos los vecinos para estas obra ya que las pagaríamos dos veces, con el presupuesto y con el recibo por el suministro», incide este colectivo.

Sobre el posible retraso de la entrada en vigor del presupuesto, Sánchez afirmó con sarcasmo que «estoy convencido de que los grupos de la oposición, tan partidarios ellos de municipalizar el agua y que votaron en contra de los presupuestos, estarán saltando de alegría». El Pleno aprobó un presupuesto de 29,03 millones de euros. Trece millones y medio se destinarán a gastos de personal y, gracias a un crédito, la inversión ascenderá a los tres millones, en su mayor parte, destinados a la mejora de servicios.