El Comercio

Piden seis años de prisión a dos agentes por espiar a un mando

  • La Fiscalía acusa a un cabo y a un sargento de la Guardia Civil de grabar en el cuartel de Aller conversaciones sobre un expediente disciplinario

Querían saber de lo que se hablaba en el interior de un cuartel de la Guardia Civil de Aller, en Cabañaquinta. Consideraban que la información que obtendrían sería esencial para conocer el devenir de un proceso disciplinario abierto en el seno del instituto armado. Y para ello colocaron micrófonos en un despacho, aunque finalmente el superior al que iban a espiar se percató de que había sido grabado.

Por este asunto se celebra esta mañana, en el juzgado de lo Penal número tres de Oviedo, un juicio por un posible delito de revelación de secretos.

En el banquillo de los acusados se sientan un sargento y un cabo del cuerpo para quienes se solicita una pena de tres años de prisión para cada uno de los dos guardias civiles e inhabilitación absoluta durante otros ocho. La Fiscalía del Principado relata que los días 21 y 22 de marzo de 2013 se celebraron en el despacho del comandante de puesto del cuartel de Cabañaquinta diversas entrevistas con varios miembros del Cuerpo dentro del proceso para aplicar un expediente disciplinario contra un tercer agente. Añade la Fiscalía que los dos acusados, puestos de común acuerdo, aprovecharon la oportunidad que les daban sus destinos en el cuartel para colocar en el lugar en que se realizaron las entrevistas -las cuales necesariamente debían ser reservadas conforme a la normativa reguladora del Régimen Disciplinario de la Guardia Civil- un dispositivo de grabación de audio con el objetivo de grabar el contenido de las mismas, lo cual consiguieron.

Sin autorización

Ni los instructores del expediente, ni los partícipes como testigos, ni el agente expedientado sabían que estaban siendo grabados y, por lo tanto, no autorizaron tal grabación.

Así las cosas, la Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de revelación y descubrimiento de secretos y solicita que se condene a cada acusado a tres años de prisión, con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante todo el tiempo de duración de la condena, 22 meses de multa, con una cuota diaria de doce euros, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, y ocho años de inhabilitación absoluta. También se reclama las cotas del proceso.

Temas