El Comercio

Uno de los agresores de Ciaño tiene en torno a los trece años y vive en Sama

Estado de la ventana forzada para entrar en la casa.
Estado de la ventana forzada para entrar en la casa. / J. C. ROMÁN
  • Los vecinos barajan el inicio de movilizaciones si hay más agresiones, y ante la falta de soluciones al conflicto y el deterioro de la convivencia

Unidos y dispuestos a luchar por un pueblo más seguro. Los vecinos de Ciaño han perdido su miedo y están dispuestos a no olvidar todas las agresiones que algunos de ellos han sufrido en los últimos meses a manos de una serie de menores conflictivos para exigir a las autoridades que solucionen el conflicto.

Al menos, ayer otras dos familias difundieron las agresiones recibidas, alguna de ellas con la denuncia policial y el parte médico correspondiente. Todo parece indicar que en algunas de estas agresiones participó el menor que, el pasado lunes, golpeó a otro vecino a la puerta de su casa y en presencia de su hija de ocho años. Según ha podido saber EL COMERCIO, este menor, de unos trece años, vive con su madre cerca de sus abuelos y un tío en el distrito de Sama en la zona conocida como 'La Casa Nueva'. «Sin embargo, a hacer daño viene a Ciaño» remarcaron los vecinos.

El presunto agresor vivió durante varios años en Ciaño, donde llegó a relacionarse con los hijos de la víctima atacada este lunes, y sigue acudiendo a un centro escolar de esa localidad, donde confirman que su comportamiento «no es conflictivo». De hecho, conocidos de la familia explicaban ayer que «sus abuelos y tío son personas razonables. Sabemos que le prohibieron venir a Ciaño a molestar, desde que le vimos con una navaja y se lo contamos, pero no les hace caso».

Algunos vecinos aseguran también que el menor tiene numerosas quejas presentadas en los servicios sociales municipales que, a su vez, «habían remitido el caso a la Fiscalía de Menores y ahora están a la espera de una solución». Mientras tanto, desde las fuerzas de seguridad como desde el Ayuntamiento, se están buscando maneras de atajar el problema que ha despertado gran alarma entre los vecinos de este distrito langreano.

Movilizaciones

Una espera que los vecinos no están dispuestos a que se alargue demasiado en el tiempo, incluso algunos de ellos han planteado salir a la calle para dar mayor visibilidad a este problema que para ellos está afectando gravemente a su seguridad. Ayer, de hecho, algunos comentaban que «los delincuentes no pueden ver Ciaño como un lugar donde pueden venir a hacer sus fechorías y a increpar a nuestros mayores, alguien les tiene que poner freno». Unas movilizaciones que buscarían concienciar a las fuerzas de seguridad y a las instituciones públicas de la necesidad de actuar ante los «atropellos que sufrimos».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate