El Comercio

Un grupo de menores acosa a la salida del colegio al hijo del hombre agredido en Ciaño

Un coche policial, ayer en el colegio La Salle de La Felguera.
Un coche policial, ayer en el colegio La Salle de La Felguera. / E. C.
  • Las asociaciones vecinales reclaman una Junta Local de Seguridad para atajar «el vandalismo»

«La familia está completamente destrozada», afirmaban ayer desde la agrupación de asociaciones vecinales de Ciaño. Y es que ayer por la tarde un grupo de menores acudió a la puerta del colegio La Salle de La Felguera con la intención de atacar a uno de sus estudiantes. La víctima estaba bien definida, era el hijo del hombre que fue agredido el miércoles cuando estaba con su otra hija, de ocho años. «Estaban con palos, esperando a que saliera del centro. Se tuvo que llamar a la Policía para que lo protegieran. Esto no puede continuar», dijeron en las asociaciones.

Dos coches patrulla de la Policía Local se acercaron hasta el centro escolar. «Cono no se tomen medidas esto va a acabar mal y llegará el tiempo de las lamentaciones», añadían en las asociaciones vecinales. Pero, apostillaban, «¿qué se puede hacer? El alcalde de Langreo nos dice que con las agresiones hay que denunciar, pero a la hora de interponerla, la Policía Nacional nos dice que no puede hacer nada porque se trata de menores».

Las asociaciones de vecinos de Ciaño aseguran sentirse «completamente desamparadas» desde hace unas semanas, debido a los actos de «acoso y de vandalismo» en la población que protagoniza un grupo de menores. Por eso, los colectivos vecinales piden un nuevo encuentro con el regidor, Jesús Sánchez, en el que se quiere trasladar la necesidad de convocar una Junta Local de Seguridad, «en la que estén todos los implicados policiales y municipales para poner fin a este problema».

Los vecinos aseguran que las denuncias y que éstas se hagan públicas «sirven de muy poco». «Y los menores problemáticos han regresado al pueblo», explican, y han recriminado que se haya trasladado la situación a la Policía. Las asociaciones recordaban el último caso de violencia registrada en la zona, cuando una persona golpeó a un hombre en presencia de su hija, de ocho años. «El chaval problemático le sacó una navaja a otro menor y, al final, agredieron a su padre», detallaban. El presunto agresor vivió durante varios años en Ciaño, donde llegó a relacionarse con los hijos de la víctima atacada este lunes, y sigue acudiendo a un centro escolar de esa localidad.

Mientras, las fuerzas de seguridad y el Ayuntamiento están buscando maneras de atajar el problema.

Movilizaciones

Una espera que los vecinos no están dispuestos a que se alargue demasiado en el tiempo, incluso algunos de ellos han planteado salir a la calle para dar mayor visibilidad a este problema.

«Los delincuentes no pueden ver Ciaño como un lugar donde pueden venir a hacer sus fechorías y a increpar a nuestros mayores, alguien les tiene que poner freno», dicen. Unas movilizaciones que buscarían concienciar a las fuerzas de seguridad y a las instituciones públicas de la necesidad de actuar.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate