El Comercio

Juaky no se cierra, de momento

Varios clientes compran el pan en el despacho de La Felguera.
Varios clientes compran el pan en el despacho de La Felguera. / JUAN CARLOS ROMÁN
  • Langreo espera por un plan de medidas correctoras antes de ejecutar la clausura

  • El Ayuntamiento traslada a su propietario la responsabilidad de salvar los diecisiete empleos de la empresa panadera

Los trabajadores del obrador y las panaderías Juaky, en el Nalón, vivieron ayer una jornada más que intensa. A primera hora de la mañana daban por seguro que hoy -día en que vencía el plazo del Ayuntamiento de Langreo- el cierre del horno por superar el límite del ruido permitido era irremediable. Pocas horas después la situación dio un vuelco. Pasaban las tres y media de la tarde cuando el propietario de la empresa, José Luis Rodríguez, anunciaba el cambio de criterio: «Me ha llamado el alcalde (Jesús Sánchez, de IU) para comunicarme que mañana -por hoy- no se va a proceder al cierre». Por lo tanto, continuaba, hay un margen para mantener la actividad de la empresa y sus diecisiete puestos de trabajo.

El regidor no quiso comentar nada del asunto, ya que se ha generado una agria polémica en las redes sociales. No obstante, ha transcendido es que el Ayuntamiento ha concedido un plazo de veinticuatro horas para que la propiedad presente un plan con medidas correctoras para paliar el problema del ruido que propició la denuncia de una vecina del inmueble de La Felguera donde está el obrador.

Desde el Consistorio quieren ser cautos, puesto que ya ha se han dado numerosas oportunidades al propietario para dar una solución al problema sin que, dicen, haya movido un dedo. Por eso, aseguran que la orden de cierre no será anulada hasta que no se presente la documentación requerida al empresario. El obrador llevaba veintiocho años funcionando en el concejo. «El límite de ruido se supera por un solo decibelio y nadie más se ha quejado».

La fecha límite

El pasado domingo, el regidor recordaba que hay una orden dictada por los tribunales desde hace meses. «He hablado con el propietario y he intentado, en numerosas ocasiones, buscar una solución al problema de los ruidos, denunciado por una vecina. Pero, en meses, no hubo ninguna propuesta firme ni seria por su parte». Por eso, señala, ha tenido que firmar la orden de clausura prevista para este miércoles», en alusión a la jornada de hoy. El alcalde rechazó las acusaciones del propietario de Juaky quien aseguraba que había un compromiso de no firmar el cierre hasta el próximo 21 de mayo. «Sobre el plazo de traslado del obrador a una nave del polígono industrial de Asipo, en Llanera, ya le informamos».

El empresario, por último, señaló que aún hay posibilidades de salvar los empleos si se aplaza el cierre de la compañía. Sobre este asunto, el primer edil se limita a contestar que ya hubo muchos plazos y muchas propuestas «que nunca se llegaron a cumplir».

Ayer, no obstante, hablaba de mantener las tiendas y algunos empleos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate