Alcalde y ediles socialistas oficializan en el pleno de Aller su paso a no adscritos

David Moreno, el alcalde, al fondo. A la derecha, parte de los ahora ediles no adscritos.
David Moreno, el alcalde, al fondo. A la derecha, parte de los ahora ediles no adscritos. / J. M. Pardo.
  • Comienza ahora la negociación entre los grupos de la oposición para articular una mayoría que permita una moción de censura

Ocurrió ayer por la tarde, en el transcurso del Pleno extraordinario celebrado en el Ayuntamiento de Aller. De hecho, era el único punto en el orden del día: dar cuenta al resto de formaciones de la oposición del cambio de grupo del alcalde y del resto de ediles socialistas, por el que pasan a ser concejales no adscritos a formación alguna. De este modo, se oficializa en el Consistorio los intensos movimientos internos y la crisis del PSOE en el municipio, que comenzó con el anuncio de apertura de juicio oral al regidor, David Moreno, por un presunto caso de prevaricación.

Casi de manera inmediata -a finales de marzo- la Federación Socialistas Asturiana (FSA) exigió la renuncia de Moreno y su acta de concejal, dando de este modo cumplimiento al código ético firmado por el propio alcalde que condiciona la ostentación de un cargo público a esa condición, la de que no se tenga que sentar en el banquillo. En todo caso, el máximo responsable municipal entendía que el suyo no era un caso de corrupción y que, por lo tanto, no tenía que someterse a la mencionada disciplina.

Ante la rebeldía del alcalde, la FSA decretó su expulsión. Posteriormente, la crisis se acrecentaría con el apoyo incondicional del resto de ediles socialistas que solicitaron la baja del partido, ya que compartían los argumentos de David Moreno. Y es ahora ya cuando se ha notificado de forma oficial al resto de grupos.

Se trata de un paso importante ya que algunas de las formaciones de la Corporación, caso de Izquierda Unida y Somos, estaban a la espera de tener esta notificación para iniciar una ronda de contactos con el objetivo de desbancar a Moreno de la Alcaldía.

Son los populares quienes más prisa tienen en hablar con el resto de partidos para articular una mayoría que propicie el éxito de una moción de censura.

De hecho, fue el PP el que presentó la querella contra el alcalde por la concesión de unas ayudas a una asociación deportiva encargada de los servicios en el polideportivo de Sotiello. Así, su portavoz, Antonio del Peño, fue el primero en llamar a la unión para la moción de censura. La mayoría absoluta necesaria para la censura requiere de la suma de los votos de PP y de IU, además de los apoyos de otras formaciones como Foro, Xente y los independientes.