El Comercio
El coche fúnebre, ante el edificio de Urretxu donde tuvo lugar el accidente mortal.
El coche fúnebre, ante el edificio de Urretxu donde tuvo lugar el accidente mortal. / F.J. AGUADO GOÑI

Fallece en una obra del País Vasco un mierense de 45 años al caerse de un andamio

  • José Manuel Vázquez Muiño perdió la vida en Guipúzcoa tras golpearse en la cabeza por la caída

El 'tajo' se cobró ayer la vida de un trabajador asturiano. José Manuel Vázquez Muiño, de 45 años y natural de Mieres, murió en Urretxu tras sufrir una caída en las obras de construcción de un grupo de viviendas. El siniestro tuvo lugar minutos antes de las nueve de la mañana, en la edificación de 36 nuevas viviendas conocidas en la localidad como Zuhaizti, a cargo de la constructora ACR, en la calle Labeaga de la localidad.

Según el informe preliminar efectuado por los técnicos del Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, que se desplazaron a Urretxu, el trabajador procedía a la instalación de la fachada ventilada en la obra. En un momento dado, el empleado se precipitó desde la plataforma del andamio donde estaba al balconcillo del primer piso, situado unos dos metros más abajo. La víctima tuvo la mala fortuna de golpearse la cabeza contra el bordillo de dicho balcón. Debido al impacto, el operario sufrió lesiones de gravedad. Los sanitarios desplazados al lugar trataron de reanimar a la víctima, pero no lo consiguieron.

El fallecido era natural de Mieres y tenía 45 años. Su cadáver fue trasladado en un furgón funerario al Instituto de Medicina Legal de San Sebastián al objeto de serle practicada la autopsia.

Críticas sindicales

Los sindicatos lamentaron el fatal accidente y abogaron por intensificar las medidas de prevención para poner fin al incesante goteo de muerte en el trabajo que se viene registrando este año. Comisiones Obreras y LAB atribuyeron lo sucedido a las «subcontratas» e incidieron en las condiciones laborales como causa de ambos siniestros. «Tenemos claro que los accidentes no son puntuales ni fruto de la casualidad. Tenemos un problema de base, estructural. El problema es el modelo, un modelo que pone en riesgo la salud de los trabajadores hasta perder la vida. Hay un choque evidente entre las condiciones laborales y el mercado laboral y las condiciones de vida y si no cambia esta existirá el riesgo de que acontecimientos así se repitan», indicaron desde LAB.

Reducción de costes

También ELA se sumó a la denuncia y respecto al fallecimiento ocurrido en Urretxu indicó que «viene a ratificar la fatal incidencia de la precariedad laboral en la siniestralidad del sector de la construcción. La subcontratación tiene que ver más con la reducción de costes y el acortamiento de plazos que con la prestación de determinadas 'tareas especializadas'».

La totalidad de los sindicatos expresaron su apoyo a los familiares y personas cercanas del fallecido. UGT, además, exigió a las administraciones una investigación exhaustiva de los hechos y recordó que la seguridad en las empresas «debe de ser real, no solo legal». La central socialista advirtió que tanto en las empresas en las que se da la coordinación de actividades como en las subcontratas «se debe de incidir en la vigilancia de actividades laborales y formar adecuadamente en todos los riesgos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate