El Comercio
Una de las afectadas mira el interior de la oficina.
Una de las afectadas mira el interior de la oficina. / JUAN CARLOS ROMÁN

«El banco que venga a Figaredo tendrá todas nuestras cartillas»

  • Los vecinos no se resignan a que el pueblo se quede sin sucursal bancaria y prometen seguir luchando

Figaredo seguirá luchando hasta que una entidad bancaria se comprometa a mantener una oficina abierta en esta localidad mierense. Ayer volvieron a manifestarse delante de la que era la última sucursal abierta, la de Liberbank. Su intención, encerrarse en la misma, pero al llegar se encontraron con las dependencias cerradas y con un cartel que indicaba que había problemas técnicos. Era la certificación de un cierre impuesto, pero no admitido por los usuarios.

Su respuesta, sencilla: «seguiremos manifestándonos y si tenemos que encerrarnos lo haremos en otro pueblo», explicaba Yolanda Pérez. Por el momento, el lunes acudirán a poner una queja a la Oficina del Consumidor por dicho cierre imprevisto y tienen planteado continuar con las manifestaciones, al menos, una cada semana, para que no se olvide su reivindicación.

Figaredo sólo pretende que sus 2.300 vecinos tengan una oficina «donde cobrar la pensión, sacar dinero, pagar el agua, la comunidad ...», apuntaban los vecinos cuya indignación, tras perder en un mes dos oficinas bancarias, va en aumento. Una lucha en la que la única tregua posible la planteaba ayer el representante vecinal Enrique Benito Díaz: «Ofrecemos todas las libretas de los vecinos a la entidad bancaria que se comprometa a tener abierta una oficina en el pueblo». Por el momento, solo les queda luchar, ya que aseguran que «podemos conseguir algo. No vamos a consentir que maten el pueblo poco a poco dejándonos sin servicios».

Respaldo político

En esta lucha, los afectados están apoyados por la mayoría de fuerzas políticas con representación municipal. Ayer, junto a los vecinos se encontraban representantes de Izquierda Unida, PSOE y Somos. Todos coincidieron en que el cierre de la última oficina bancaria será un revés importante para el pueblo.

El diputado regional de Podemos Daniel Ripa fue tajante y el vicealcalde de Mieres Manuel Ángel Álvarez explicaba que «los bancos presumen de obra social. Pues no hay mayor Obra Social que atender a unos vecinos que lo necesitan debido a la alta edad de la mayoría de ellos». Los socialistas también se unieron a esta reivindicación. Su portavoz Gloria Muñoz confirmaba que «estaremos a su lado, los vecinos serán recibidos por nuestros diputados y llevaremos el asunto a la Junta si hace falta».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate