Acepta la expulsión del país por arrancar de un mordisco parte de la oreja a una mujer

La acusada y su letrado. /  H. Á.
La acusada y su letrado. / H. Á.

Una presunta infidelidad del novio de la acusada con la víctima fue el origen de la brutal agresión que se produjo a las puertas de un bar

J. C. A. / M. V. OVIEDO / MIERES.

C. M. F., vecina de Mieres de origen dominicano estaba acusada de arrancarle a una mujer parte de una oreja de un mordisco. C. M. F. asumió ayer su responsabilidad y aceptó sustituir una pena de cárcel por su expulsión del territorio nacional durante ocho años.

Los hechos ocurrieron sobre las 9.30 horas del 28 de noviembre de 2016 en la calle Carreño Miranda de Mieres. A causa de la agresión, la víctima perdió el tercio superior de pabellón auricular izquierdo.

La Fiscalía consideró los hechos constitutivos de un delito de lesiones y solicitó que se condene a la acusada a una pena de tres años y seis meses de prisión. El juicio no llegó a celebrarse al aceptar la imputada este acuerdo así como el pago de una indemnización a la víctima de 10.670 euros. Finalmente, esta conformidad entre las partes evitó que tanto la acusada como la víctima prestasen declaración. El suceso se produjo cuando la víctima estaba en un bar y vio pasar por delante del mismo a la acusada. La mujer salió del local para pedirle explicaciones por haber desvelado una infidelidad entre ella y el novio de la acusada. Entonces, C. M. F. se abalanzó sobre la mujer y le mordió la oreja izquierda, arrancándole un trozo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos