«Podemos sufrir otro argayo en esta carretera, se revisarán los taludes»

El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, en Anzó, en el acceso al paso alternativo. / PARDO
El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, en Anzó, en el acceso al paso alternativo. / PARDO

Miguel Ángel Fernández Iglesias, alcalde de Caso (PSOE): «Existe el compromiso regional de inspeccionar los márgenes de la AS-117, construida en los setenta. No había los elementos de seguridad de ahora»

ALEJANDRO FUENTE ANZÓ (SOBRESCOBIO).

El alcalde Caso cruza el paso alternativo para sortear el argayo en un todo terreno. De un coche bajan varios vecinos y Miguel Ángel Fernández Iglesias aprovecha el trayecto para trasladarlos. Es el vial abierto para superar el corte de la carretera AS-117, que se produjo hace más de veinte días. Fernández Iglesias es regidor del concejo desde julio del año pasado tras renunciar el anterior, Tomás Cueria, para cumplir con el código ético de PSOE al iniciarse juicio oral (caso del que, posteriormente, fue absuelto). «Yo no lo quería», dice quien iba de número tres en la lista electoral.

-¿El argayo ha enterrado también su ánimo?

-Hay momentos en los que ya no soy Miguel. Venimos de un invierno que ha sido muy cabrón. Este municipio llevaba sufriendo por ese mal tiempo desde febrero. El desprendimiento ha sido el remate para el concejo.

-¿Ve más cerca una solución?

-Por lo menos, los vecinos van a tener esta salida alternativa provisional. Lo llevo diciendo desde el primer día: hay una serie de personas, en este caso, cargos públicos, que tienen que asumir una serie de responsabilidades para que el resto de vecinos puedan pasar por un acceso que no es un vial ni una carretera. Es algo hecho en tres días y acondicionado en otros cinco. El que firmó ahí es el responsable si sucede un accidente.

-Los ánimos están caldeados. ¿Considera injustas las protestas y las críticas?

-Solo digo que si hay alguien que piensa que no lo hago de forma adecuada, marcho para mi casa, que no tengo ambición alguna en agarrarme a este cargo. El otro día no defendí al consejero porque fuera de mi partido (dice en referencia al titular de Infraestructuras, Fernando Lastra, quien visitó el concejo el jueves por la tarde, y los vecinos lo obligaron a salir por la carretera de Arnicio). No me parece justo que para nosotros pidamos una cosa y no para los demás. No se puede obligar a nadie a usar una carretera que no quiere. Y, por otro lado, Lastra, de verdad, no tuvo problema alguno en salir del municipio por la calzada de Infiesto. No le pareció mal, que nadie piense que le hicieron la puñeta. Me molestó a mí, porque yo, que estoy reclamando un derecho para todos los vecinos, no puedo consentir que se le niegue a nadie.

-¿No se pudo articular antes esta vía alternativa?

-No. Los tiempos son los que son. Y Lastra lo explicó muy bien el otro día. Decía que para él que lo más fácil hubiera sido pedir la declaración de zona catastrófica, y pasarle el problema al Gobierno de Mariano Rajoy. O echar la culpa a la Confederación Hidrográfica, entidad que tardó cinco días en permitir habilitar este camino. Y no lo hizo. Aquí nadie se esconde.

-¿Por qué no se debe declarar la zona como catastrófica?

-Porque es como eludir un problema que teníamos aquí y pasarlo al Gobierno central, una administración que tiene problemas como éste todos los días. Lo que sí ve con buenos ojos el Principado, a una propuesta de IU, es que Caso pueda albergar algún evento importante, como el Día de Asturias, para beneficiar a los empresarios. De hecho, quiero destacar que el alcalde de Sobrescobio -Marcelino Martínez- renunció a que su municipio albergase esta festividad, algo que había reclamado hace ya tiempo. Hay que agradecer una postura solidaria.

-Los vecinos lo pasan mal y las empresas, también.

-Están sufriendo mucho. Ahora que venía la Semana Santa y que se podía realizar una buena campaña turística, pues cayó la montaña.

-¿Cómo pinta la solución última para el argayo?

-Creo que se van a aplicar las dos propuestas que hay sobre la mesa. Se van a realizar voladuras con explosivos y se va a poder contar con una de las máquinas especiales -solo hay dos en España- para poder hacer el saneamiento desde la parte de abajo. La consejería está buscando todas las soluciones posibles para garantizar la seguridad.

-¿Hay riesgo que de pueda haber nuevos argayos?

-Puede volver a pasar en cualquier parte de esta carretera, porque cuando se hizo no había las medidas de seguridad que tenemos ahora, en los años setenta. Es preciso revisar los taludes y es al que el Principado tiene intención de hacer. Hay ese compromiso.

-¿Todo esto ha servido para poner el foco en los problemas de Caso?

-El medio rural siempre fue muy callado y colaborador. Caso es solidario con Asturias por dar un agua de calidad. Estamos olvidados, no se salva partido alguno.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos