Aller contrata de urgencia un estudio sobre la peña que amenaza con caer en Boo

La roca, con grietas. / J. M. PARDO
La roca, con grietas. / J. M. PARDO

A. F. G. CABAÑAQUINTA.

El Ayuntamiento de Aller contratará, mediante un procedimiento de urgencia, la redacción de un informe geológico para determinar los riesgos y las medidas de control a adoptar para estabilizar la peña de El Picu de Boo, que amenaza con desprenderse sobre el pueblo. El alcalde, David Moreno, anunció ayer que se van a destinar 15.000 euros al estudio.

Esta decisión se adopta tras la elaboración de un informe preliminar elaborado por el equipo de trabajo multidisciplinar, creado por la Consejería de Presidencia, en el que se determina la necesidad de la contratación de una empresa experta que permita un buen diagnóstico del estado de la formación rocosa y del nivel de riesgo real. El regidor señaló que la declaración de urgencia de este contrato permite reducir los plazos para la adjudicación de los trabajos técnicos y la petición de presupuestos a distintas empresas de reconocida competencia y cualificación en este tipo de diagnósticos.

El informe incluirá la instrumentalización de la masa rocosa, con fisurómetros digitales, acelerómetros-inclinómetros y la ayuda de una topografía-taquimetría de precisión, incluso colocación de miniprismas y demás instrumentos necesarios. «La elaboración de este diagnóstico permitirá determinar las causas y medidas preventivas o de actuación inmediata que, en su caso, fuesen necesarias, proponiendo soluciones de estabilización, sostenimiento o demolición, de modo que todo ello sirva de base, como prescripciones técnicas para la contratación del proyecto técnico y ejecución de la obra, si ésta fuese necesaria», dijo Moreno.

Las últimas estimaciones apuntan a que la peña suma unos 400 metros cúbicos de envergadura. Los técnicos señalan que cada metro cúbico tiene un peso de casi dos kilos, por lo que se estima que la roca puede alcanzar las 720 toneladas.

Temas

Aller

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos