Aqualia pagará a los vecinos de Lena los daños por la rotura en la conducción

Trabajos para adecuar la zona donde se rompió la tubería de agua y de gas. / JUAN CARLOS ROMÁN
Trabajos para adecuar la zona donde se rompió la tubería de agua y de gas. / JUAN CARLOS ROMÁN

Cerca de un centenar de residentes estuvieron veinticuatro horas sin suministro por dos averías en la cañería, una de las más antiguas del concejo

MARTA VARELA POLA DE LENA.

Las familias lenenses afectadas por la rotura de una tubería de agua en la madrugada del domingo, que posteriormente derivó en un escape de gas, recibieron ayer una buena noticia. Los daños ocasionados les serán abonados por Aqualia, la empresa que gestiona el suministro de agua.

Alrededor de un centenar de vecinos estuvieron sin agua corriente en torno a veinticuatro horas. Ayer la alcaldesa, Genma Álvarez, se puso en contacto con la presidenta de la comunidad de vecinos para que le informara de los desperfectos causados, al tiempo que le trasmitía que será el seguro de Aqualia el que se hará cargo de todos los daños originados tras la rotura de la tubería que, en principio, afectó únicamente a lso trasteros del número 24 de la barriada de Santa Cristina. El responsable de la empresa concesionaria también visitó a los residentes afectados.

Fue en la madrugada del sábado al domingo cuando se rompió una tubería general en la calle Luis Menéndez Pidal, lo que provocó el corte del suministro de agua desde esta zona (a la altura de Cruz Roja) hasta la calle La Ribera, en torno a la una de la madrugada. Operarios del Ayuntamiento, en colaboración con los de Aqualia, comenzaron a las dos de la mañana a reparar la cañería, unos trabajos que se prolongaron hasta las cuatro.

Sobre las 9 horas de la mañana del domingo, cuando se habían retomado las labores, se pinchó la del gas. Avisados los efectivos de seguridad, Policía Local y bomberos decidieron proceder al desalojo del edificio, el del número 24 de Santa Cristina. En total fueron evacuados diecisiete vecinos, molestos por no poder recuperar la calma después de toda una noche «achicando agua en los sótanos».

Tres horas después, cuando las mediciones indicaban que ya no había presencia de gas, regresaron a sus viviendas. Sin embargo, sobre las 19 horas, cuando ya se iba a restablecer el servicio de agua, los trabajadores detectaron un nuevo pinchazo en la misma tubería. A la 1.30 horas se pudo restablecer el suministro a los vecinos afectados, una vez que se sustituyó la tubería dañada, que es de la más antiguas en la red de Lena.

Fotos

Vídeos