Argaya parte del paseo peatonal entre Moreda y Cabañaquinta

Tramo argayado entre Piñeres y Corigos. / J. C. ROMÁN
Tramo argayado entre Piñeres y Corigos. / J. C. ROMÁN

El PP local acusa de dejadez a la Consejería de Infraestructuras y teme que el desprendimiento pueda afectar a un tramo del Corredor del Aller

MARTA VARELA PIÑERES (ALLER).

El paseo peatonal que une las localidades de Moreda y Cabañaquinta, ubicado a un lado del río y junto al Corredor del Aller, ha sufrido un desprendimiento que ha inhabilitado un tramo de la senda y amenaza, si sigue avanzando, con alcanzar la nueva carretera. Los vecinos alertaron ayer de «la peligrosidad» que presenta este argayo, localizado entre Piñeres y Corigos.

Los residentes de la zona se mostraron «preocupados» pero comentaron que ya lo veían venir. «Llevamos años advirtiendo de que estaba en precario y nadie hizo nada», comentaron. «Ni siquiera quitan una mala hierba», apuntó un vecino.

El grupo popular en Aller se ha posicionado al lado de los vecinos en este polémico incidente y aseveró que «esto es consecuencia de la dejadez del Consejería de Infraestructuras». Su portavoz, Toño del Peño, recordó que hace más de ocho años que denuncian un socavón en el paseo. «Son problemas que son conocidos por todos. En la riada de 2009 se produjeron distintos argayos en la escollera de refuerzo que se construyó para dar estabilidad al tramo de Corredor Moreda-Cabañaquinta. Desprendimientos que se localizaron entonces en Corigos, Piñeres y Oyanco.

Del Peño aseguró que «en varias ocasiones solicitamos a la Consejería y a la Confederación que se restaurarán las escolleras de contención y alguna parte más de la senda». Ahora reclamaron «las obras necesarias para devolver la seguridad vial al Corredor. Advierte de que «sino, tememos que haya derrumbes que afecten a la calzada de la carretera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos