Un argayo corta el acceso a una casa de Sueros, en Mieres

La vecina Maite Camporro, junto al desprendimiento de tierra. /  PARDO
La vecina Maite Camporro, junto al desprendimiento de tierra. / PARDO

A. FUENTE SUEROS (MIERES).

Maite Camporro padece una enfermedad que le limita el movimiento. Vive en el pueblo de Sueros, en Mieres, y desde hace unos días no puede casi «ni salir de casa», según dice. «Se vio abajo la tierra con las últimas lluvias, y un argayo me mantiene atrapada en casa», critica. Tiene miedo de salir y, dada la cantidad de tierra que cayó sobre el camino, «caer por culpa del barro amontonado que tengo aquí delante», señaló.

Es la más perjudicada por este desprendimiento de tierra pero no la única afectada. «El problema es que hace unos años se comenzó la construcción de una vivienda en las proximidades de mi casa. Para la excavación inicial, pidieron permiso para hacer un muro de contención para, posteriormente, edificar la casa. Pero solo se sacó la tierra, no se levantó nada y la construcción se abandonó», explicó María José Méndez. Ella es la propietaria de «la parcela que se desplaza porque falta ese muro para frenar el terreno», dice.

Ya ha puesto en conocimiento del Ayuntamiento de Mieres esta situación y el Consistorio se ha comprometido a retirar el argayo y a exigir la construcción del muro al responsable de la obra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos