El alcalde de Langreo pide la dimisión a la edil que pidió que un coche municipal la recogiera en su trabajo

Tamara Argüelles. /
Tamara Argüelles.

El alcalde langreano considera que la edil no cumple con el código ético que se le requiere a cualquier concejal, de ahí la pérdida de confianza

MARTA VARELA LANGREO.

La destitución de la edil Támara Argüelles abre una nueva brecha entre IU y el PC en Langreo. La situación planteada en el seno del equipo de gobierno municipal será debatida en los próximos días en ambas formaciones políticas. Se espera que se haga tanto en una asamblea con las bases, como en los órganos ejecutivos. Previsiblemente, los dos protagonistas explicarán su postura y se tomará una decisión, que podría desembocar en la dimisión de Argüelles.

Precisamente, abrir el debate en el seno de IU es el único punto en el que coinciden la edil y el alcalde. El regidor langreano Jesús Sánchez Antuña, tras firmar el pasado viernes la resolución de Alcaldía en el que retiraba las competencias a Tamara Argüelles entiende que «ha perdido mi confianza porque considero que no ha cumplido el código ético que como concejala debería respetar, ahora creo que lo que corresponde es que presente su dimisión».

Pero el cese de la concejala tendrá que esperar. Por el momento, Argüelles no está dispuesta a valorar la situación. «Lo primero es explicarlo dentro de mi organización política y contar con las bases antes de tomar cualquier decisión».

La edil considera que «hay que ser prudentes y esperar a que IU y nuestras bases conozcan la realidad y entonces valorar cómo actuar». Y apostilló que «probablemente se tratará dentro de la Comisión ética de la organización y acataré lo que se decida en la misma». En su opinión, «será un acto de responsabilidad política, porque nos debemos a las organizaciones y a lo que ellas decidan».

Un coche, un pleno

El regidor remarcaba ayer que la edil, a su juicio, «no cumple con el código ético que tiene que acatar cualquier concejal». Y recordaba como «solicitó que la fuese a buscar un coche municipal para acudir desde su trabajo a comisiones por las que cobra dieta», e incluso comentó que en el Pleno de aprobación de las tasas municipales «amenazó con no votar e incluso llegó a decir que votaría en contra de la propuesta del equipo de gobierno al que pertenece».

Éste ha sido el último desencuentro de unas relaciones que llevan tiempo deteriorándose entre el primer edil y Argüelles. Así, en el Ayuntamiento se recuerdan enfrentamientos por la gestión de su área, comisiones celebradas sin la presencia de la edil y desacuerdos más recientes, como la subida de las tasas a los vecinos. Por el momento, ha sido el propio alcalde el que ha asumido las responsabilidades de Cultura, Educación y Política Lingüística.

Sánchez Antuña se enfrenta ahora a una remodelación de su gobierno ya que sobre la mesa ya tiene la dimisión de la edil de Somos, Vanesa Llaneza -que la aplazó en el pasado Pleno para favorecer la aprobación de las tasas municipales y del presupuesto-, y ahora deberá gestionar esta situación en la que una edil del equipo de gobierno ha sido apartada de sus responsabilidades por decisión de Alcaldía, pese a pertenecer al mismo signo político.

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos